Si algo han aprendido los emprendedores durante la primera mitad de este 2020, es que las cosas pueden cambiar repentinamente, y en este sentido, la marca que representa a cada negocio, tampoco está exenta de la transformación que puedan traer las nuevas tendencias de su mercado, o incluso el comportamiento y percepción de los consumidores.

Por ello, es importante que cuando llegue el momento de replantear, o en el caso de las nuevas Pymes, levantar por primera vez su estrategia de marca, sepan transmitir puntual y correctamente aquello que quieren reflejar en esta nueva etapa del negocio, pues la manera en que los consumidores se relacionan con esta “identidad empresarial”, determinará en gran medida el éxito de sus planes de crecimiento.

Por lo tanto, ante el evidente panorama de cambios que están por llegar en el mundo empresarial y del emprendedurismo, los más conveniente es preparar una sólida estrategia de branding que permita conectar de forma auténtica el negocio con los clientes, a fin de otorgar una experiencia de mayor cercanía con ellos. Por ello, desde mi experiencia considero que los siguientes cinco consejos pueden ayudar a empresas de cualquier tamaño a crear una marca que vaya mucho más allá de la etiqueta:

Piensa en tu marca como si fuera una persona
La mejor forma para empezar a crear una marca auténtica y perdurable en la mente de tus clientes es creando una identidad. Piensa en cómo sería, cómo se comportaría y por qué motivos le gustaría que lo recordaran. Comienza por preguntarte: “¿cómo se presentaría?” o “¿cómo hablaría de sus productos o servicios?” El propósito es comenzar a visualizar cómo será la relación de tu negocio con su público objetivo.

Sé consistente en todos tus canales de comunicación
La inconsistencia es uno de los errores más comunes en las empresas. Cuando la voz de tu marca es la misma en todos los medios y plataformas, les es más fácil a los clientes poder reconocer y familiarizarse con tu negocio. Por ello trata de crear tanto una voz como un estilo unificado. Recuerda, las marcas valiosas priorizan la coherencia, por ende, cosechan beneficios.

Planifica tu estrategia
Más que pautar, es necesario que cuentes con un plan de objetivos específicos a mediano y largo plazo que puedan lograrse a medida que avanzas. Plantea metas que impacten en todas las áreas del negocio como el propósito, la emoción, la flexibilidad, la conciencia competitiva y la participación de los empleados.

No confundas inspiración con imitación
A nadie cae mal un poco de inspiración a la hora de crear o fortalecer su identidad, pues brinda nuevas ideas sobre cómo mejorar o diferenciar aún más tu marca respecto a la competencia. Mantente alerta de no caer en la trampa de la imitación y concentra tus esfuerzos en todo aquello que aporta tu organización. No olvides que las marcas, auténticas y provocativas son las más memorables.

Alienta a tus colaboradores el orgullo por tu marca
La primer señal para saber si tu marca es lo suficientemente fuerte para impactar a tu público objetivo, es el orgullo que sienten tus colaboradores respecto a ella. Fomentarlo, no solo te ayudará a transmitir que tu negocio es un lugar donde las cosas se hacen bien, también puede ser útil a la hora de atraer al mejor talento hacia tu empresa.

Una marca fuerte, es aquella que es capaz de conectar tanto con la mente como el corazón de los consumidores. Por ello, es importante contar con una identidad lo suficientemente fuerte y auténtica que nos permita establecer relaciones a largo plazo, así como una experiencia inigualable del negocio con los consumidores.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL