El posicionamiento de motores de búsqueda, mejor conocido como SEO, es uno de los mejores aliados para una marca que busca posicionar su contenido sobre otros sitios online.

Trabajar en un desarrollo de contenido de calidad, interesante para el consumidor, más que para la brand, que sea atractivo y genere un call to action es una labor de todos los días y algo que sin duda contribuye a que un sitio web esté mejor posicionado dentro de buscador.

Sin embargo, contar con un contenido relevante no basta para estar dentro de las primeras opciones de páginas que el internauta encontrará al momento de ingresar palabras clave de búsqueda en Google, y más ante la velocidad con la que circula la información y la rapidez que caracteriza a cada consulta.

Información de Statista indica que, en 2016, 46 por ciento de estadounidenses mayores de 18 años afirmaron no haber oído sobre marketing de contenido, y sólo al 10 por ciento le era familiar el término.

Es por esto que no se debe menospreciar o descuidar el SEO de cada publicación y contenido generado, ya que esto puede hacer la diferencia entre aparecer en los primeros sitios al hacer una búsqueda y que den click, o aparecer hasta el final de la lista y que tu contenido sea ignorado.

¿Entre más contenido, mejor será el SEO?

La calidad del contenido, así como la diversidad de temas abordados, la manera en que se difundan, formatos, recursos gráficos y demás elementos sí favorecen al SEO de tus publicaciones, además de que generan una lectoría de mayor tiempo, y no sólo un click o vista más.

Tener un mayor número de piezas de contenido también es un factor importante que contribuye a una mayor consulta por parte de usuarios, y esto en definitiva beneficia su SEO.

No obstante, es necesario que para posicionar mejor tu publicación consideres los siguientes 3 puntos:

  1. Evita la competición entre contenido propio: esto quiere decir que se debe buscar una diversificación en cuanto a temas de contenido se refiere, ya que de tener un mismo tema en repetidas ocasiones, puede no favorecer a tu sitio, motivando una competencia interna que, lejos de ayudar a tu SEO, lo perjudica.
  2. Escribe contenido de calidad: repetir temas, escribir con títulos similares, no variar entre calificativos o palabras clave y no brindar al usuario contenido de interés, pone en riesgo tu posicionamiento en un motor de búsqueda como Google que, al notar ciertos indicadores como la falta de lectoría, puede colocar tus publicaciones en lugares donde difícilmente un usuario se interesará en llegar.
  3. Diversifica formatos: se refiere a que tu contenido debe ser presentado y difundido no sólo en texto, sino también imágenes, crear infografías, white papers, videos y otros formatos para mantener el interés del usuario, y esto se vea reflejado en tu SEO.

Tener un buen tema y crear un contenido que genere retroalimentación, que sea compartido, leído en su totalidad y comentado, es una labor que requiere de tiempo, investigación y creatividad para generar interés y ser visible, por encima de otros sitios y marcas.

Sin embargo, optimizar el SEO de cada contenido también debe considerar factores que desde el inicio hay que aplicar, para entonces estar en las primeras opciones sugeridas por Google y otro buscador.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL