Si alguna vez te has preguntado qué sistema te puede ayudar a brindar confianza a tus clientes y usuarios para garantizar su satisfacción con tu producto; la respuesta es: Normas ISO 9000.

Son normas establecidas por la ISO (Organización Internacional de Normalización), en específico, el ISO 9000 es un conjunto de normas de calidad y gestión de calidad.

Estas normas se pueden implementar en cualquier tipo de empresa o actividad destinada a la producción de bienes o servicios.

Sin embargo, como su definición lo indica no son máximas establecidas al azar. Son normas como métodos de auditoría que determinan la manera en que una organización opera sus estándares de calidad, tiempos de entrega y niveles de servicio.

Asimismo, para operar una organización de forma excepcional se requiere que se dirija en base a un sistema que contemple los ocho principios de gestión de la calidad que, sin duda, conducen a la organización hacia una mejora en su desempeño.

A continuación los 8 principios de gestión de calidad que constituyen la Normas ISO 9000.

1. Orientación al cliente

Las organizaciones dependen de sus clientes y por lo tanto deberían comprender las necesidades actuales y futuras, satisfacer sus requisitos y esforzarse en exceder las expectativas del cliente.

2. Liderazgo

Los líderes establecen la unidad de propósito y dirección de la organización. Ellos deberían crear y mantener un ambiente interno en el cual la gente puede llegar a involucrarse totalmente en el logro de los objetivos de la organización.

3. Participación de las personas

La gente en todos los niveles, es la esencia de una organización y su total compromiso posibilita que sus habilidades sean usadas para el beneficio de la organización.

4. Enfoque basado en procesos

Un resultado deseado se alcanza más eficientemente cuando las actividades y los recursos relacionados se gestionan como un proceso.

5. Enfoque de sistema para la gestión

Identificar, entender y gestionar los procesos interrelacionados como un sistema, contribuye a la eficacia y eficiencia de la organización en el logro de sus objetivos.

6. La mejora continua

La mejora continua del desempeño global de la organización debería ser un objetivo permanente de la organización.

7. Enfoque basado en hechos para la toma de decisiones

Las decisiones eficaces se basan en el análisis de datos e información.

8. Relaciones mutuamente beneficiosas

Una organización y sus proveedores son interdependientes, y una relación mutuamente beneficiosa aumenta la capacidad de ambos para crear valor.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL