8 claves de los equipos de alto rendimiento

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

¿Por qué algunos equipos se desempeñan mejor que otros? ¿Qué diferencia a estos equipos del resto?

Los equipos de alto rendimiento están compuestos por personas con experiencia especializada y habilidades complementarias que están orientadas a objetivos y muy enfocadas en lograr resultados claros y sobresalientes. Juntos colaboran e innovan para producir trabajo al más alto nivel.

Pero construir un equipo de alto rendimiento requiere más que simplemente reunir a un grupo de personas talentosas con las habilidades adecuadas. Requiere un desarrollo cuidadoso y el fomento de características clave, comportamientos y mejores prácticas.

Aquí te compartimos 8 claves de los equipos de alto rendimiento y cómo cultivarlas en tu propio team.

1. Tienen metas claras vinculadas estrechamente a las prioridades organizativas

Los equipos de alto rendimiento están alineados en su enfoque, propósito y prioridades. Establecen metas individuales y de equipo que respaldan esta visión compartida para que su trabajo impulse el logro. Los objetivos no solo están alineados, sino que están claramente definidos para que todos sepan exactamente lo que deben hacer y cómo llegar allí.

2. Entienden cómo su trabajo encaja en la misión organizacional

Cuando los empleados comprenden cómo su trabajo encaja en el contexto de los objetivos generales y la misión de la organización, están más comprometidos y son más productivos. Los equipos de alto rendimiento saben su “por qué” y trabajan juntos para apoyar una visión compartida.

3. Tienen roles y responsabilidades definidos

Los conflictos pueden descarrilar rápidamente a un equipo productivo y talentoso. Los equipos de alto rendimiento minimizan los conflictos innecesarios al definir claramente el rol y las responsabilidades de cada persona. Esto evita la confusión sobre la propiedad del proyecto, mantiene organizados los flujos de trabajo y los plazos y garantiza la responsabilidad en todos los ámbitos.

4. Se comunican de forma clara y respetuosa

Cuando la comunicación se interrumpe, surge el conflicto y el desempeño se ve afectado. Los equipos de alto rendimiento establecen expectativas claras y canales de comunicación para que todos sepan cuándo y dónde comunicarse y con quién deben conectarse. El conflicto es normal, pero los equipos de alto rendimiento saben cómo manejarlo de una manera saludable que no crea más obstáculos.

5. Gestionan el trabajo y los plazos en función de las prioridades

Los equipos de alto rendimiento se centran en lo más importante y dedican su tiempo en consecuencia. Entienden que no todo el trabajo tiene la misma importancia o urgencia y gestionan los proyectos en función de qué tareas tienen la mayor prioridad y mayor impacto. Esto mantiene el trabajo alineado con los objetivos de la organización y asegura que todos estén enfocados en el trabajo que impulsa el crecimiento.

6. Confían y se respetan el uno al otro

El nivel de colaboración y trabajo en equipo requerido para un alto rendimiento depende de la confianza y el respeto mutuo. Los integrantes de un team de alto rendimiento se valoran mutuamente y confían en que cada persona haga su trabajo. Respetan la diversidad de pensamiento y experiencia y reconocen que esas diferencias los hacen más fuertes. Esta cultura de confianza ayuda a todos a:

  • Poner todo su ser en el trabajo
  • Toma riesgos
  • Compartir ideas
  • Innovar juntos

7. Celebran el éxito juntos y reconocen las contribuciones

Los equipos de alto rendimiento comprenden que el éxito es el resultado del esfuerzo del equipo. Celebran los triunfos juntos y aprovechan las oportunidades para reconocer y mostrar aprecio por las contribuciones de cada empleado. Esto crea una sólida cultura de colaboración y ayuda a que todos se sientan valorados y conectados.

8. Practican el aprendizaje continuo

Incluso los mejores equipos tienen espacio para crecer. Los equipos de alto rendimiento valoran la retroalimentación y aprenden de sus errores. Buscan oportunidades para crecer fomentando una cultura de retroalimentación e invirtiendo en el desarrollo continuo de los empleados. El aprendizaje continuo impulsa el crecimiento y mantiene a los equipos esforzándose por lograr mayores logros.

 

Construyendo un equipo de alto desempeño

La construcción de un equipo de alto rendimiento no ocurre de la noche a la mañana. Requiere compromiso e inversión en crecimiento y desarrollo continuos. Utiliza los siguientes consejos para comenzar:

Crea un sentido de propósito compartido

Para que los empleados se sientan conectados a un equipo, necesitan un propósito unificado. Aquí es donde entran en juego los objetivos claros y la alineación del team.

Los gerentes de equipos de alto rendimiento siempre están evaluando las prioridades y los objetivos del equipo para asegurarse de que sean efectivos y estén alineados. Mantén los objetivos de la organización como una prioridad al comunicar y conectar con regularidad esos objetivos con el trabajo del equipo.

Aprovecha las sesiones individuales para consultar con los miembros del team sobre su progreso, identifica las prioridades clave y asegurate de que tu trabajo se alinee con los objetivos generales del equipo. Esto ayuda a crear un sentido de propósito compartido y garantiza que el equipo se unirá en la misma dirección para impulsar el rendimiento.

Optimiza la comunicación

Los equipos de alto rendimiento deben ser ágiles y concentrados, por lo que una comunicación clara y optimizada es esencial. Mantén a todos en la misma página estableciendo procesos claros y expectativas de comunicación.

Tener procesos de comunicación establecidos ayuda a prevenir conflictos y garantiza que la información clave se comparta con las personas adecuadas, que las asignaciones y responsabilidades sean claras y que nada se pierda.

Invierte en el desarrollo de los empleados

Si deseas resultados sobresalientes consistentes, crea una cultura de aprendizaje y mejora continuos. Los equipos de alto rendimiento son curiosos. Hacen preguntas, exploran posibilidades y se adaptan en función de lo que aprenden. Cuando los equipos se basan continuamente en sus conocimientos y aprenden de los errores del pasado, son más eficaces, eficientes e innovadores.

Impulsa el rendimiento del equipo invirtiendo en el crecimiento y desarrollo de tus empleados. Identifica oportunidades de desarrollo relevantes que se centren en las necesidades y prioridades del equipo, así como en los objetivos individuales. Las oportunidades de desarrollo de los empleados los ayudan a sentirse motivados, empoderados y mejor equipados para hacer su trabajo.

Construir un equipo de alto rendimiento es un maratón, no un sprint. Pero cuando reúnes la combinación adecuada de habilidades y experiencia y nutres estas características fundamentales, la recompensa valdrá la pena.

 

Otras notas que también te pueden interesar:

IKEA abre sus puertas con más de 6 mil citas

Cómo hacer una investigación de mercado para una startup

Habilidades tecnológicas que todo aspirante a emprendedor necesita

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

Omar Rangel

Mamá y empresaria

Hablando con un par de amigas que ya son madres salió la pregunta: ¿te gustaría tener otro hijo?, la respuesta de ambas fue un tajante

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.