Ciudad de México.- Existen países cuya productividad es muy elevada, como ejemplo tenemos a Corea del Sur que acumuló una tasa de productividad del 82.8% durante el período 1991-2009, en cambio México tiene una tasa acumulada del 2.1% en el mismo periodo, de acuerdo al Centro de Investigación para el Desarrollo, AC. (CIDAC). Probablemente esto se debe a que estos países han creado un ambiente propicio para el desarrollo de la productividad a diferencia de México.

Más notas sobre Mercadotecnia:
Polémico video arremete contra la selección mexicana
5 tendencias de Marketing para 2014

Según el CIDAC, el  índice  de  productividad  evalúa  la cantidad  de insumos  utilizados  en cada  estado  con  la  producción  final obtenida, es decir, aquellos  que emplean mejor los recursos disponibles tienen una mayor productividad.

Así que en esta ocasión te comparto siete hábitos para que utilices mejor los recursos que están a tu alcance y puedas disfrutar de más tiempo de calidad para tus asuntos personales:

1. Llega a tiempo: Ser puntual no es suficiente para iniciar el día, si regularmente saludas a tus compañeros y también se sirven una taza de café, llega entre 5 y 10 minutos antes a la oficina, para que realmente comiences a trabajar puntual.

2. Enlista los pendientes: Utiliza el método de pirámide invertida, así podrás mirar todas tus actividades y determinar cuáles urgen y cuánto tiempo te tomará realizarlas.

3. Administra las salidas: Si acostumbras fumar, llamar a tu mamá o ir a la tiendita, toma nota de cuántos minutos utilizas y súmalos, así te darás cuenta de qué bien podrías terminar tu trabajo antes y realizar otras actividades.

4. Deja lo multitasking: No todos cuentan con esta habilidad, así que lo recomendable para evitar la desorganización o cumplimiento parcial de tus pendientes, es ir avanzando uno por uno hasta llegar al final de tu lista.

5. Conoce al equipo: Será de mucha utilidad conocer la capacidad que tienen los integrantes de tu equipo, esto te hará consciente de todo en lo que puedes apoyarte en ellos para concluir los objetivos del día.

6. Traza metas: El trabajo de cada día forma parte de tu estrategia para el cumplimiento de objetivos mayores, por lo que es importante que visualices hacia dónde está enfocado todo tu esfuerzo.

7. Organiza la agenda: Ya sea que prefieras una agenda electrónica o de papel, no te confíes de la memoria y mejor anota todos los datos importantes para asegurarte que esté a la mano cuando la necesites.

Y por último recuerda: Las jornadas largas no equivalen a mayor productividad, es mejor practicar la organización para lograr los objetivos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL