En alguna ocasión Donald Calne dijo que “la razón nos lleva a conclusiones y las emociones nos llevan a acciones”. Esta ideología nunca antes tuvo tanto sentido, pues ahora crear una conexión emocional con los clientes es el meollo del below the line.

Más notas relacionadas:
El Papa impulsa acción de branding emocional de alto impacto
Breaking Bad deja su Branding emocional en los espectadores
Branding emocional: Rafa Márquez deja de ser un león

Para que una acción BTL sea exitosa debe primero que nada conectar, y aunque muchos se preguntarán y cómo se hace eso, la realidad es que de entrada hay que crear una estrategia de branding emocional.

De acuerdo con Pablo Mercado, fundador de Sensori-K, para crear una estrategia de este tipo primero deben responderse las siguientes preguntas:

¿Cómo conseguir que alguien se interese?

¿Cómo conseguir que alguien considere la compra?

¿Cómo reforzar continuamente que la decisión de compra fue completamente la decisión correcta, la decisión “ganadora”?

¿Cómo crear clientes leales?

¿Cómo crear un ritual de marca, de tal forma que tu marca se convierta en parte de la vida cotidiana del cliente?

¿Cómo lograr que tu cliente se vuelva tu fan?

Checa un ejemplo:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL