Dar cacahuates o Doritos con un refresco en un vuelo de Aeroméxico, galletas con un vaso de jugo o café en Interjet o una carta de alimentos para comprar mientras viajas en Volaris son elementos que si bien pueden construir -o deconstruir- el branding de cada una de estas marcas.

Más notas relacionadas:
Mujeres elevan por los cielos el branding de Aeroméxico
Gobierno de Israel pone en aprietos el branding de Heinz
3 acciones que han elevado el branding de Walmart

Es innegable que las aerolíneas, cada una desde su trinchera, desarrolla estrategias de marketing para consentir a sus clientes e incluso convertirse en su top of mind a la hora de viajar. Sin embargo, siempre hay factores que son ajenos al control de las aerolíneas y que lejos de construir una buena imagen de la marca, contribuyen a que la calidad de su servicio sea puesta en duda por los consumidores.

En entrevista, Andrés Martínez, gerente de Mercadotecnia de Interjet, narró tres elementos que afectan el branding de las aerolíneas:

1) El clima. Si hay una tormenta encima las condiciones de vuelo no son adecuadas, así que el avión no sale. Esto genera que haya mucha gente molesta en tierra, pero finalmente la seguridad es primero.

2) El tráfico aéreo. Si no hay pistas o slots se retrasa una operación ajena a la aerolínea. Nuevamente esto causa la molestia de las personas que igual pueden estar en el aire o que están esperando un vuelo.

3) Las redes sociales. Las redes sociales son muy efectivas para muchas cosas, pero también son armas de doble filo porque hay mucho troll o gente que ataca a las marcas y en cuestión de segundos te pueden crucificar. Lo bueno es que también hay consumidores –prosumers– que te defienden y recomiendan a la aerolínea.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL