Tener una motivación que te haga levantarte todos los días e ir con gusto a tu trabajo, y que la empresa donde laboras te impulse a crecer, es algo que no suele verse en todas las compañías, por lo menos en México.

Puede suceder que, en tu trabajo, se haya presentado algo que esté fuera de tu control, alguien haya hecho que no te agrado del todo y estés molesto, o que simplemente otro factor externo te haya modificado tus actividades y ahora te encuentres estresado y poco motivado. Esto es algo muy común y que, seguramente pasará más de una vez en cualquier trabajo donde te encuentres, por lo que las siguientes 3 maneras para mantenerte con el ánimo arriba y que eso impulse tu crecimiento profesional te serán de gran ayuda.

Reajusta tu enfoque

Si sientes que tu cabeza se ha saturado de información de tu trabajo, y estás a nada del colapso, deja por un momento tus pendientes y enfócate en una actividad que te haga redireccionar tu pensamiento y reducir tus niveles de estrés.

Ver una película, salir a caminar, reunirte con un amigo, escuchar música, entre muchas otras actividades que no se relacionen con tu trabajo harán que, además de distraerte y darte un respiro que ayuden a relajarte y descansar tu mente, beneficiarán tu desempeño laboral y, cuando sea el momento de retomar tus pendientes, te será más sencillo abordarlos y resolverlos. Muchas de las respuestas a esas interrogantes de trabajo surgen en momentos de tranquilidad.

Identifica tus fuentes de inspiración y motivación

Ligado a las actividades fuera de la oficina que te llenan, te hacen sentir bien y te tranquilizan, será necesario que ubiques esas fuentes de inspiración, ya sean personas o cosas, que te levanten el ánimo y te motiven a continuar, a pesar de los múltiples problemas que puedas tener.

Estar en contacto con amigos, tener una convivencia familiar después de tu trabajo, y porqué no, solicitar de su ayuda cuando sientas que tu motivación ha decaído, te traerán enormes beneficios inmediatos, los cuales se verán reflejados en tu productividad y relaciones laborales.

Alimenta tu creatividad

Lleva a cabo alguna actividad o ten a la mano en tu oficina algún objeto que sabes de sobra que te desestresa o mejora tu estado de ánimo ante situaciones adversas.

Lo que hagas o tengas para distraerte por un momento y relajarte, tiene mucho que ver con lo que te llame la atención y te motive a seguir mejorando y te ayude a mantener un equilibrio emocional.

Imprevistos, problemas laborales, encargos de último momento, carga de trabajo y agentes externos que te saquen por momentos de tu estabilidad emocional siempre habrá, lo importante es saber afrontarlos, no dejar que afecten nuestro desempeño y saber en qué momento es necesario darnos un descanso, desconectarnos, relajarnos y volver con la mente despejada para dar solución a lo que dejamos pendiente.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL