Un indicador clave que tienen los retailers para conocer la efectividad de las estrategias implementadas en el punto de venta es la tasa de conversión. Este KPI no solo lo utilizan las tiendas en línea para conocer qué porcentaje de visitas se transforman en una venta. De hecho, el empleo de este indicador está inspirado en los puntos de venta físicos.

La tasa de conversión es importante para los departamentos de marketing porque así pueden medir la rentabilidad del negocio y diseñar nuevas estrategias que impulsen las visita de más consumidores. Una forma de llevar esto a la práctica te la mostramos en el siguiente ejemplo: Si el retailer recibe 1000 personas durante una semana, puedes tener como meta prospectar a 500 y obtener ventas de 100. Esto significa que la tasa de conversión de la tienda es del 10 por ciento. Es decir, gracias a tácticas como prospección, presentación de ventas o atención al cliente se pueden incentivar las ventas en una tienda física.

Sin embargo, en varias ocasiones no es la falta de prospección o atención al cliente lo que obstaculiza las ventas de en una tienda. Los clientes potenciales son susceptibles a estímulos cuando se encuentran en un punto de venta. De tal forma que es importante cuidar aspectos que no afecten el entorno, es decir, su visibilidad; ya que si no se toman en cuenta a la hora exhibir la mercancía se tendrá como resultado una baja demanda.

A continuación, te mostramos 3 factores que afectan la visibilidad de un punto de venta:

Competencia

El transito de peatonal es importante, debido a que si se cuenta con una localización estratégica se puede contar con mayores probabilidades de impactar con la oferta a una mayor cantidad de potenciales clientes. Sin embargo, esto dependerá también de los horarios del día y ubicación dentro de una área comercial.

Pero algo que se debe considerar también es la competencia ya que esto definirá los objetivos de pretende alcanzar una marca. Es necesario conocer cuántos y cómo son los puntos de venta de la competencia directa o indirecta.

Estilo arquitectónico

Otro de los aspectos que es importante evaluar es el estilo arquitectónico, dado que si no tiene la estructura adecuada puede perjudicar seriamente la visibilidad del punto de venta. Es esencial revisar que no existan elementos que puedan interrumpir el acceso o transito de los clientes. Si es posible, hay que animarlo para hacer más atractivo el punto de venta al público.

Merchandising pobre

Por último, otro de los factores que afectan la visibilidad del punto de venta es la implantación de un merchandising “pobre”, es decir, que no se lleven a cabo tácticas que hagan del punto de venta un lugar interesante para los consumidores. Un merchandising efectivo es capaz de incrementar la rotación de productos, incrementar el flujo de los clientes y, sobre todo, dotar de vida los productos exhibidos.

Si deseas profundizar en este tema y además saber cómo diseñar un punto de venta atractivo, no olvides consultar el siguiente documento “8 claves para diseñar un punto de venta atractivo”. Puedes obtenerlo totalmente gratis en el siguiente enlace.

Descarga gratis el whitepaper: 

8 claves para diseñar un punto de venta atractivo

 

También puedes llenar la siguiente forma para que llegue directamente a tu correo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL