Uno de los elementos que siempre abona a la experiencia del consumidor es la seguridad. Cuando en un punto de venta, ya sea para la compra o contrato de un servicio, algo pone en riesgo a la persona que contrata merma la reputación de marca, pero además las cosas no vuelven a ser igual.

Primer caso

El 20 de julio se cayó una parte del techo del centro comercial Perisur, lo que dejó un saldo de una mujer lesionada.

La Secretaría de Protección Civil del Distrito Federal detalló que la víctima, identificada como Diana Devas Mossi de 42 años de edad, fue trasladada a un hospital particular a bordo de una ambulancia de la plaza comercial.

@PacoGonzalezTV grabó un video segundos después de lo ocurrido:

Segundo caso
A 2 años de haberse incrementado el costo del boleto del metro, con el argumento de dar mantenimiento a las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM), se venció una de las escaleras de la estación Nativitas de la Línea 2, lo que dejó un saldo de dos lesionados, entre ellos una anciana.
Jorge Gabiño Ambriz, titular del STCM, dio a conocer que el desprendimiento de las escaleras se debió al envejecimiento de láminas, pero que no es un problema estructural de la estación.
Aún así, la experiencia del consumidor no se ha visto mejorada, empezando por fallas como la anterior, aglomeraciones de usuarios, venta informal dentro de los vagones, entre otros percances.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL