Culturalmente las personas han sido educadas bajo un sistema repetitivo de acciones: estudiar, graduarse, conseguir un empleo y conservarlo, más allá de eso las compañías mismas han puesto barreras de entradas para quienes quieren hacer parte de su competitivo mundo, entre las cuales se encuentran: saber un segundo idioma, tener especialización y estar adelantando una maestría; si estas casado lo mejor es que ya hayas pasado por el proceso del embarazo, porque si piensas quedar embarazado o embarazada durante los próximos 18 meses, vaya error.

Más columnas de Irina Valencia:
3 pasos para lograr el éxito como vendedor
4 Consejos efectivos en el BTL

Pero no todo termina ahí, después de haber invertido mucho dinero por tu educación, no lo ves compensado en el ámbito laboral tradicional porque no siempre el saber implica ascender, así pasan unos 40 años de tu vida, dando lo mejor de ti en la construcción de los sueños de otros, luego disfrutas 6 años más y mueres o peor aún, enfermas.

Bajo este esquema todos han sido estigmáticamente educados, lo cual no tiene nada de malo porque es a lo que tradicionalmente las personas se acostumbraron, sin embargo y gracias a las migraciones corporativas que han realizado las compañías, el network marketing o el mercadeo en red ha permitido que las maneras de distribución de los productos avancen y se apalanque en un modelo más personalizado y efectivo: el voz a voz.

Facebook, Instagram, Twitter, Youtube y demás, tienen éxito porque fueron capaces de construir red y darle la posibilidad a otros de conectarse entre sí de manera discriminante, es decir, yo decido quien entra y quién no a mi red de amigos virtual.
Así el network marketing es la construcción de redes para el consumo de productos que tiene una estructura de distribución diferente a la tradicional; por tanto aquí es donde radica los nuevos modelos laborales, que abre caminos y posibilidades de formación con campos de acción más abiertos e independientes que aquel que siempre nos mostraron: estudia, trabaja y muere. Aquello sin demeritar las bondades del estudio, siempre he pensado que vendiendo aguacates también se vive bien y no tienes que conocer el Algebra de Baldor.

Sin embargo, las redes de mercadeo no proliferan que no es necesario estudiar para ser rico, es importante tener en cuenta que para construir el mercadeo en red hay que comprenderlo desde el universo corporativo mismo, sabiendo que los cambios de hoy son mucho más vertiginosos que los cambios que se dieron hace 80, 70 y 60 años atrás, hoy los cambio requieren nuevos modelos de adaptación que a su vez ejerzan en las personas flexibilidad en sus esquemas laborales y de relacionamiento.

De ahí que el network marketing no es discriminante en una profesión, pero la clave está en saber especializarse tanto en su red, que el relacionamiento a partir del conocimiento sea cosa de niños; aquí dos verdades y dos paradigmas sobre network marketing:

  • Paradigma uno: el mercadeo en red es dinero fácil, sólo debes poner tu dinero y esperar a recuperarlo, después de un tiempo comienzas a ganar.
  • Verdad uno: en realidad hacer mercadeo en red es un trabajo como cualquier otro, que requiere de disciplina, constancia y dedicación, porque la cantidad de dinero que llega a tus bolsillos depende del trabajo realizado.
  • Paradigma dos: es una estructura piramidal, siempre quien está arriba de ti, gana más dinero que tú.
  • Verdad dos: el network marketing está diseñado bajo un esquema distinto al tradicional donde el jefe o el gerente siempre estará ganando más dinero que tú; aquí cada uno es dueño de su red y de acuerdo a su ritmo de trabajo así será retribuido, por eso sí la persona que está arriba de ti no trabaja, no tendrá un buena compensación.

Así las redes de mercadeo lo que buscan no sólo es la distribución de un producto o de su consumo, buscan pagarte por el relacionamiento que ejerces a través del voz a voz, por la capacidad de convertirte y desarrollar líderes alrededor de un concepto de ese producto que se distribuye en red.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL