El uniforme: más allá de una fantasía sexual

2671

Cuando nos ha tocado usar algún uniforme en los trabajos, hemos odiado tal hecho por la calidad, las dimensiones o patrones, así como por el simple hecho de remitirnos a la escuela y esas reglas tan autoritarias. Sin embargo, el uniforme es una de las herramientas más poderosas al hablar de marketing.

Si bien es cierto que el hábito no hace al monje, la verdura de caldo es que si logra identificarlo, por lo que la ropa empresarial o industrial es un activo al que debemos sacarle provecho.

Le comparto algunos criterios fundamentales para elegir el uniforme correcto:

A) En todas las actividades existen códigos preestablecidos, trate de seguir los más obvios. Por ejemplo, en las aerolíneas existen características por la actividad misma, insignias, bolsas, remates en las camisas…
B) Verifique que los atuendos no obstaculicen el quehacer de los trabajadores.
C) Procure los colores que están ligados a la identidad corporativa, a los aspectos propios de la seguridad y a las normas de sanidad o control que cada trabajo requiere. Por ejemplo, los médicos deben usar batas blancas, muy planchadas si podemos agregarle adjetivos a la lista.

Los uniformes al igual que los letreros, son referencias inmediatas de las funciones que una persona realiza, es por ello que debe hacer uso de los servicios de expertos en imagen personal, moda, textiles y asesores de ventas de las empresas de uniformes.

Hace unos años en una charla que brindé en una universidad, una señorita me consultaba el motivo de porqué algunas veces se usan uniformes de corbata y otros no, así como la razón por la que en ocasiones las corbatas van acompañadas de camisas de manga carta. 

El asunto es que cada empresa tiene valores, atributos y enfoques muy diversos. En la actualidad usted puede ir a comer hamburguesas a McDonalds atendido por un adolescente en jeans con playera polo, o ir las nuevas hamburguesas veganas con una onda hipster, en donde un toque alternativo viste al chef y una chava muy Mon Laferte le toma su orden, a la vez que pude estar en Luisiana en Monterrey intentando adivinar cual cubierto usar para degustar sus papas a la francesa.

Respondiendo a la joven, la idea es que los accesorios son acentos de personalidad, por ejemplo el reloj, el cinturón, anillos o corbatas, le dan connotaciones de poder, es decir, son códigos de autoridad, por ende, depende de lo que se desee transmitir. En particular con el tema de las mangas, es también una cuestión cultural, por lo que podremos ver mangas cortas y corbata en los protestantes, los choferes, en los músicos de la región soviética a pesar del frío, en los profesores de filosofía, así como en los ingenieros en informática. 

Antes de que salte y ataque, son estándares, es decir, estereotipos que se hacen para acelerar la interacción, vamos, facilitar las cosas. No los inventé yo, por tanto lo invitó a que comience a ver la ropa desde la perspectiva del lenguaje universal que constituye y no desde los atributos frívolos a los que se le suele resumir.

Siendo un lenguaje que es sencillo de interpretar, el reto es hacer uso correcto, sacarle partido, por lo que le comparto algunas recomendaciones finales:

1.- Lo barato sale caro, por lo que es importante invertir una cantidad justa, en donde no se sacrifiquen a los portadores con puntos como la calidad de las telas o la confección.
2.- Indague, investigue, haga pruebas, focus y demás instrumentos que le ayuden a satisfacer a los portadores como a los clientes que tendrán contacto con ellos.
3.- Recuerde que cada cierto tiempo la moda cambia, por lo que las renovaciones deben hacerse velando seguir la estrategia de identidad de la empresa. Defina si es clásica, moderna, relajada, futurista… y entonces sea fiel a ella.

En resumen, el uniforme constituye una manera de comunicación publicitaria, por lo que puede además de ayudar a su presencia a sus procesos pues en esto se incluyen rangos, funciones y perfiles.

Estamos iniciando el año, así que tal vez sea el momento de estrenar, es el momento de otorgarle nuevas fantasías al mundo de los pervertidos o traviesos, y mejor aun al sector del marketing.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL