Por: Jaime Torres
Twitter: 
@JT_Fidalgo
email: 
[email protected]

Hace unas semanas encontré, en uno de los tantos locales de libros y revistas del aeropuerto, un libro que llamó mi atención: Storytelling para el éxito, de Peter Guber, el famoso empresario y directivo de varias compañías de entretenimiento, que cuenta cómo logró varias negociaciones y éxito en sus proyectos simplemente con el arte de contar historias.

Acabo de terminar de leerlo y ahora, leyendo un nuevo artículo al respecto, reflexiono sobre el gran abismo de oportunidad que hay en muchas marcas para hacer lo que los norteamericanos llaman storytelling (sencillamente contar historias) y que está muy en auge hoy en día. Claramente se trata de contar una historia, aunque claro, no es tan sencillo, es preciso que sea una historia que te atrape, te involucre y quieras compartir. ¡Así de difícil!

Más artículos de Jaime Torres:
Content is the King… but Media is the Queen
BTL para Post-venta: lo que me pasó y lo que aprendí

En primera instancia es imprescindible conocer si tu marca o compañía tiene algo realmente interesante o relevante que comunicar (generalmente si lo tiene, si no, ¡El área de Marketing está en problemas!) y contarlo para crear mayor empatía con tu mercado objetivo.

He aquí un ejemplo que me parece excelso. Un video que desarrollo Chipotle Mexican Grill el año pasado en Estados Unidos, y que fue ideado para mostrar en redes sociales el corazón, filosofía y valores de la compañía y que terminó ganando premios y difundiéndose rápidamente:

Si lo analizamos bien, el video Back to the Start tiene los 5 puntos que los expertos de Content Marketing sugieren en toda comunicación para lograr buenos resultados

1) Es emotivo. Muchas veces hay una gran discusión entre cuál mensaje mata a cuál, emotivo a racional o racional a emotivo. Aunque ambos son muy válidos, el aspecto racional siempre puede ser superado fácilmente por la competencia, pero lo que realmente llega a mente y corazón es el emocional. Lo ideal es una mezcla perfecta de ambos.

2) Es único. Ojo, no le copia a otra marca ni es el típico flash mob copia de la copia de la copia de la copia de la copia, etcétera.

3) Es simple. Aceptémoslo, no tenemos tiempo y ganas para las complicaciones. Queremos algo rápido y fácil de digerir por cualquier grupo social y status cultural. Hablamos a masas no a intelectuales (aunque si debe conservar una calidad en su guión y producción, simple no es chafa).

4) Se puede compartir. Lo más difícil. Antes tiene que tocarnos, ser de interés para todos, o al menos para un amplio rango de mercado. Tiene que dejar un mensaje claro, tajante y positivo. Tiene que ser original.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL