Donald Trump, presidente electo de los Estados Unidos, tendrá que tomar decisiones en torno a sus negocios.

Como presidente de la Trump Organization, el empresario es dueño de varios bienes raíces que incluyen hoteles, espacios comerciales y campos de golf, aunque incluye también una gama variada de productos, como libros, alimentos y otros artículos.

El ganador de la contienda electoral de este martes declaró desde enero a Fox Business que, de ganar la presidencia, cedería las responsabilidades de sus negocios a sus hijos Donald Jr., Ivanka y Eric Trump, pues su prioridad sería gobernar.

Tengo a Ivanka, Eric y Don sentados con mis ejecutivos. Y ni siquiera me involucraría, porque no me importaría nada más que nuestro país.

Trump no ha declarado alguna idea opuesta a lo que dijo en enero. Por otro lado, Donald Jr. afirmó en una entrevista en enero que continuará dentro de los negocios familiares.

El mismo Donald Jr. afirmó que las inversiones de su padre irán a un tipo de fideicomiso que será administrado por un privado y en el que Trump no podrá tocar hasta que concluya su administración.

Tradicionalmente, los presidentes de Estados Unidos han puesto sus bienes e inversiones en este tipo de fideicomiso con la finalidad de evitar conflictos de interés.

No obstante y pese a la promesa de Trump de hacer a un lado sus negocios, el candidato republicano aprovechó varias oportunidades durante su campaña para hacer publicidad a sus productos o incluso inaugurar un nuevo hotel.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL