Se dice que el éxito de un equipo requiere dos cualidades esenciales: el progreso constante y la capacidad de disfrutar del momento. Hoy en día, en las empresas más allá de las cualidades intelectuales que puedan poseer los integrantes de un equipo, es importante que cada profesional cuenten con la capacidad de reinventarse a sí mismo.

Como sabes, el papel del líder es fundamental para llevar a un equipo al siguiente nivel; para llevar una empresa más allá de sus límites organizacionales. Pero, para que eso suceda es importante que los principales responsables de una compañía tengan la capacidad de liderazgo, para dirigir un equipo al logro una misión.

Un buen líder no puede ser considerado como tal, hasta que sea capaz de crear más líderes en su entorno. Un líder orientado a las personas ofrece apoyo, seguridad, reconocimiento, información clave, la cual permita a su equipo cumplir las metas de la manera más rápida y efectiva. La perseverancia de trabajo continuo, la superación, etc., no puede caer en un solo individuo; cada actividad de gran valor debe compartirse entre todos los integrantes del equipo, solo así se puede llegar más lejos en los resultados.

Es un error pensar que debido a la estructura de la empresa, los grandes retos debe cumplirlos una sola persona o un grupo de “elegidos”. Pequeñas empresas están causando un verdadero impacto en el mercado a nivel mundial. Sin embargo, si una empresa sigue manteniendo la misma filosofía de no compartir las grandes actividades, los resultados no se lograrán rápido. Por eso pregúntate, si tu capacidad de liderazgo te está permitiendo satisfacer las necesidades de tu empresa; pero también las necesidades de tu equipo. De esta manera podrás detectar las áreas de oportunidad que puedes comenzar a trabajar; posteriormente ofrece soluciones prácticas que ayuden al crecimiento de tu empresa.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL