La industria de alimentos siempre ha contado con un gran protagonismo. En mercados como Estados Unidos, se estima que la inversión en campañas digitales por parte del sector minorista de comestibles alcanzó los 23.5 mil millones de dólares en 2018, según datos de Statista.

La venta en línea de comestibles se ha incrementado con el desarrollo de los principales competidores del comercio electrónico. En México, Amazon es uno de los minoristas que está en el negocio de la venta de alimentos en línea, mientras que su competidor Walmart, también ha impulsado la venta de comestibles.

La entrega a domicilio de productos de supermercado es una de las principales tendencias en los mercados donde se desarrolla el comercio electrónico; y a pesar de que la industria de alimentos es una de las que generan mayores ingresos a las cadenas de supermercados, no ha tenido la evolución que se ha esperado. Sin embargo, hay tendencias que están influyendo en esta industria y que en los próximos años impulsarán este sector sobre otras categorías.

Te recomendamos: ¿La compra de comestibles en línea es atractivo para el shopper?

Según investigaciones recientes de Accenture, la industria estará impulsando autos eléctricos para realizar envíos de pedidos en línea, y se registrarán cada vez más cambios en los puntos de venta, con la finalidad de que el consumidor recoja sus compras realizadas en plataformas digitales.

En tanto, el reporte Shopping Independents – A National Survey Defining Real Growth Opportunities de National Grocers Association, muestra los resultados de una encuesta realizada en 2017 en la que se preguntó a los consumidores estadounidenses qué tipos de alimentos preparados compran en las tiendas de comestibles. Según los hallazgos, el 32 por ciento de los encuestados indicó que compró “ensaladas” de la sección de alimentos preparados en una tienda de comestibles. Entre los productos más populares se encuentran los siguientes: cenas (34 por ciento), ensaladas (32 por ciento), pizza (27 por ciento), bocadillos variados (22 por ciento), sopas (21 por ciento), bocadillos hechos a pedido (20 por ciento), verduras (19 por ciento) y desayunos (15 por ciento).

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL