Dudas existenciales (triviales) del mundo del marketing y otros planetas

309

La semana pasada tuve un debate, bueno, esta bien, a diario tengo varios debates, discusiones, peleas y berrinches. El drama es parte de mi personalidad y por tanto no es de extrañar que me interese en defender mis posturas. 

Me gusta la adrenalina de contender con la palabra, los argumentos me parecen fundamentales en la construcción de proyectos y campañas. Por años he trabajado para políticos y artistas (del mundo del arte) y eso me ha generado un callo en la manera de refutarles, atender sus cuentas personales y hasta negociar en su nombre.

Así que después de tanto año de mover el abanico, lo justo es que me sienta marqués, cuando alguien me quiere dar clases por sentirse Locomía, le veo, le atiendo, le dedico un desdoble con gracia y me voy. Justo el debate de la semana fue por usar anglicismos y conceptos de marketing en un artículo para un medio local.

Adicional a la novela anterior, les comparto algunas dudas pasajeras que he ido anotando porque luego las olvido: 

  1. ¿Consideran conveniente traducir todos los conceptos de mercadotecnia al español? ¿por qué?
  2. ¿Cómo se le hace para atender a clientes necios? Se que retirarnos o rendirnos es parte de las posibilidades, pero cuando se tiene sentido militar, la derrota no esta en las opciones.
  3. ¿Cuál creen que es la principal tarea del marketing en este siglo XXI?
  4. ¿Qué pasará cuando las redes sociales desaparezcan? 
  5. ¿Creen en la vida en otros planetas? ¿Cómo creen que es?
  6. ¿Cuántos cambios han sido los máximos que les han hecho en una campaña?
  7. ¿Los mercas somos malos o buenos, estamos con la luz o la oscuridad?
  8. Si para algunos el arte ya murió, ¿el marketing también?
  9. ¿A qué edad te diste cuenta que nunca ibas a ser feliz?
  10. ¿Los mercas somos a los que más falta nos hace marketing? Sí/No, ¿por qué?

Tengo otras listas, pero van de lo porno a lo futurista, en otra ocasión las abordamos, por ahora, sería genial que me mandes tus respuestas, con ellas haré además de una extraordinaria defensa, algunos materiales para los diversos espacios en los que escribo (claro, con la respectiva fuente)

Antes de irme, lo justo es decir que cuando alguien nos enerva o hace que salga lo peor de nosotros, de cierta forma es un mecanismo que nos recuerda que los enojos y dudas, nos ayudan a revirar el rumbo. Le comparto tres principios surgidos por defender el spanglish y los tecnicismos:

  1. Si me va a dar un consejo, primero aplíquelo. 
  2. Debatir es diferente a combatir, el primero eleva el espíritu, el segundo lo desgarra.
  3. Entre gitanos no nos leemos la mano.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL