El coaching empresarial se define como una herramienta clave para el desarrollo profesional, tal como lo refiere el sitio CoCrear. Este recurso es capaz de incrementar la productividad laboral y de mejorar las competencias tanto de los trabajadores, como de los altos ejecutivos e incluso de la célula de RR.HH.

Al respecto, Coofex, la firma especialista en coaching, señala que “coachear” a los miembros de una empresa mejora su autoconfianza en un 80 por ciento y mejora sus relaciones en un 73 por ciento. Así mismo, esta práctica favorece en un 72 por ciento las habilidades de comunicación y genera un balance entre vida y trabajo en un 67 por ciento.

No obstante, lo que antes era una lección que tenía como único recurso un pizarrón, hoy se ha alineado a los nuevos avances tecnológicos; exigiendo que todo aquel que imparta coaching empresarial mejore los resultados con la integración de las más recientes innovaciones.

Considerando estas implementaciones, el sitio de Harvard Business Review afirma que las plataformas digitales, por ejemplo, están facilitando la tarea de encontrar y seleccionar a un entrenador, por lo que incluso este coaching empresarial no tiene que ser precisamente presencial, ahorrando tiempo y recursos a la audiencia.

Por otro lado, tecnologías más avanzadas permiten desarrollar elementos de apoyo basados en escenarios digitales, con el fin de llevar a cabo simulaciones y extraexploraciones. Tal como en el caso de múltiples marcas de la industria automotriz y de transporte pesados, que capacitan a sus empleados por medio de cabinas de realidad aumentada, permitiendo simular que conducen y que se enfrentan a diferentes obstáculos en el camino.

Del mismo modo, las nuevas tecnologías permiten a las empresas monitorear el avance que cada participante del coaching ha tenido, permitiendo mejorar los contenidos y las lecciones.

Te sugerimos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL