Hace poco más de 50 años, el cannabis representaba casi una religión para contraculturas florecientes que se distribuían a lo largo del mundo. Incluso durante los años sesenta y todavía durante los inicios de los setenta, esta hierva era una opción relajante y recreativa para las generaciones de posguerra.

Hoy en día, esta droga ha conseguido la legalidad en Europa, convirtiéndose en una oportunidad inmejorable para los próximos emprendedores.

Te sugerimos:

Una estrategia BTL integral para tomar conciencia sobre el consumo de cannabis

Una de las entidades de negocio que ya ha trabajado con esta idea, es Testigo Cannaray, una startup cuyo producto principal es el cannabis. Esta compañía tiene sede en Gran Bretaña y está formada por ex alumnos del Royal Bank of Scotland y JP Morgan.

El objetiva principal de esta entidad de negocio, es convertirse en la mayor distribuidora legal de CBD y cannabis medicinal de todo Europa; pero, ¿es esto posible? Es decir, ¿esta droga es lo suficientemente rentable para atender a las ambiciones de estos improvisados empresarios?

Al respecto, Scott Maguire, CEO y cofundador de este negocio, responde positivamente a las preguntas anteriores;admitiendo que una llamada preguntando si quería estar en un proyecto de cannabis lo convenció de dejar su labor como empresario con experiencia en finanzas y biociencia, que a su vez lo llevó a dedicar su vida a la farmacéutica Xenetic Biociencia.

Los usos de cannabis en Europa

Aunque esta hierva se presta para ponerse a disposición de los consumidores en diferentes formatos, lo cierto es que aunque en Europa ya fue aprobada, aún hay varios usos que siguen sin ser legales. Al respecto, muchos empresarios se desaniman y deciden declinar de emprender un negocio basado en este producto, pues aunque su explotación es latente y permitida, sus consumos aún se atienen a múltiples limitaciones; esto según lo refiere Forbes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL