He aquí una gran verdad: el éxito se funda en metas, todo lo demás son palabras. Esta frase señala a todas las personas que se encuentran intensamente enfocadas en una meta. Además, las personas más exitosas de este mundo mantienen y dominan buenos hábitos.

Porque nos guste o no, existe una diferencia esencial entre una persona con ‘éxito’ y una ‘mediocre’ y está en sus hábitos. Dado que, todas las personas del planeta tierra cuentan con el mismo tiempo en al día, y una clave para diferenciar nuestra vida se encuentra lo que hacemos día a día.

Algunos autores del mundo sobre el éxito personal señalan que nos convertimos en lo que pensamos la mayor parte del tiempo, debido a que nuestro mundo exterior es una consecuencia de nuestro mundo interior, es decir, lo que decimos o hacemos es un reflejo de nuestro mundo interior. Cualquier cosa en que pensemos o hagamos de forma continua crea nuestra realidad.

El precio de la grandeza

A los superhéroes lo que los define no es lo que traen puesto, sino lo que hacen. Y de igual manera a los hombres de a pie, lo que nos define a nosotros son nuestros hábitos. Además, cuanto entendemos el valor de los buenos hábitos y la importancia de implementos en nuestra vida, todo es más fácil.

Lo es porque al comienzo de formar un hábito resultado muy difícil, según diversos autores para formar un hábito en nuestras vida es necesario repetir una misma acción como mínimo por 21 días.

Sin embargo, conocer los hábitos que te gustaría adoptar, armar un plan de acción y seguir el plan son claves fundamentales para convertirte en un hombre de acción.

Sigue las siguientes recomendaciones para tener mejores hábitos y ser un hombre de acción

 1. Conoce los hábitos que te gustaría adoptar

Comienza por hacer una lista a detalle de los hábitos que te gustaría cambiar o mejorar.

2. Arma un plan de acción

Una vez que has identificado los hábitos que te gustaría adoptar, es necesario que realices un plan de acción para llevarlo a cabo.

El primer paso es hacerte consciente el hábito que deseas cambiar y monitorear tus acciones y patrones de pensamiento constantemente para identificar por qué reaccionas de esa forma.

3. Sigue el plan

Sigue tu plan y practica los hábitos por un periodo de 21 días y observa como aumenta tu eficiencia y productividad en el logro de tus objetivos. Si deseas puedes comenzar a hacer mejoras a tu plan, recuerda que en un comienzo no debe ser un plan perfecto, pero si dedícate a llevarlo acabo.

Buena suerte y comienza ¡ya!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL