La competencia entre marcas dentro de una categoría en anaquel se torna cada vez más intensa, esto no solo por el renombre y productos que cada una ofrece, sino también por las distintas estrategias de marketing empleadas con el fin de ganar la preferencia de los clientes, siendo el sampling una de ellas.

También conocida comúnmente como prueba de producto, esta acción de marketing busca que el cliente conozcan y experimente las cualidades y beneficios de un bien o servicio, esto a través de demostraciones en las que, apoyados con un promotor, se da a conocer un determinado producto para que, mediante el sampling, se pueda tener influencia en la decisión de compra de un shopper y éste pueda sentirse más atraído por ese producto y desista de comprar el que tenía en mente o simplemente realice la adquisición de un bien que quizá no tenía contemplado comprar.

Te sugerimos: Sampling: ¿qué sí y que no hacer al implementarlo en PDV?

En marzo de este año este medio publicó el Estudio Anual de Hábitos de Consumo en Retail 2019, realizado por el Departamento de Investigación de InformaBTL. En dicho documento se reveló que un 24 por ciento de los consumidores en México podían cambiar su decisión de compra ante una prueba de producto en punto de venta.

PDV, lugar estratégico para realizar sampling

Si bien el sampling no se restringe a espacios comerciales como puede ser una tienda departamental, de autoservicio o mall, estos sitios representan un lugar estratégico para los fabricantes que desean poner en las manos de sus clientes nuevos productos, ya que son sitios donde se encuentra ese bien o servicio, por lo que ese cliente potencial podría aprovechar esa visita para hacer la compra del producto que se promociona mediante esa acción BTL y así fomentar una compra no planeada.

¿Qué tiene esta estrategia que la hace tan atractiva al interior de tiendas físicas?

Jaqueline Serrano, Marketing Brand Manager de Nature’s Heart, mencionó en entrevista exclusiva para este medio que sigue siendo efectiva porque el consumidor busca conocer y comparar antes de comprar. Mencionó que al probar una nueva bebida tiene la opción de poner en la balanza dos productos de marcas distintas, lo cual le permite tomar una mejor decisión sobre qué producto adquirir.

Puedes consultar: Sampling: ¿por qué personalizar esta estrategia de promoción?

La curiosidad por probar nuevos sabores o percibir aromas distintos, es otra de las cosas que influyen en ese gusto por el sampling, ya que se ha comprobado que los estímulos sensoriales son factores determinantes para mejorar la experiencia de compra y también actúan como elementos de persuasión para guiar dicha decisión y evocar compras por impulso.

Y como último punto está que este tipo de pruebas son sin costo, es decir, que el cliente no debe comprar antes para conocer el sabor, textura o aroma del producto, acción que puede llevar a cabo posterior al sampling, ya sea en esa misma visita o posterior a ella, además de que acceder a una prueba no implica para el cliente un compromiso de compra.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL