En la actualidad están surgiendo nuevos modelos de negocio, los cuales se están adaptando a las necesidades tanto de las propias compañías como los consumidores. Un ejemplo de este tipo de estos nuevos paradigmas que se está volviendo cada vez más relevante es la economía circular, que no sólo consiste en reciclaje, como muchas personas han llegado a pensar, sino que involucra también otros aspectos que tienen una repercusión importante en lo empresarial. Más allá de las ventajas medioambientales que tiene, ¿cuáles son los beneficios que otorga desde la perspectiva del marketing?

Al ser una modelo de negocios mucho más consciente del impacto medioambiental y de las condiciones en las que los colaboradores de una empresa trabajan, usualmente, al ser implementado por las empresas, genera una percepción positiva sobre sí misma, lo cual puede derivar, por un lado, en un incremento en el valor de marca y, por otro lado, en el engagement con el que cuenta la firma en cuestión.

Al tener un mejor valor de marca y un mayor engagement gracias a la economía circular, existe la posibilidad de que esto tenga una repercusión en no sólo en la cantidad de consumidores fieles a la firma, sino también un incremento en las ventas e ingresos.

La economía circular empata con una de las tendencias que está más fuerte en la actualidad: la búsqueda por productos que no sólo estén hechos con materiales sustentables, sino que también los procesos que se ocupan para su realización sean amigables con el medio ambiente. Esto puede impulsar a la empresa y a sus ventas.

Entre las principales ventajas con las que cuenta la economía circular es que busca que tanto los materiales como los procesos que se ocupan para hacer un determinado producto o brindar un cierto servicio se optimicen en todo momento y sean aprovechados al máximo. Esto puede facilitar a que los costos bajen y a que los ingresos suban.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL