Mucho se habla y se especula sobre un cierre masivo e inminente de retailers físicos, sobre todo en países como Estados Unidos.

No obstante, en México, esta situación no parece ser una constante, ni tampoco una posibilidad cercana, ya que centros comerciales, PDV y nuevos formatos de tienda de abren anualmente en nuestro país.

La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), tiene afiliadas 106 cadenas de retail, de las cuales 32 de ellas pertenecen al formato de autoservicio, 58 a tiendas especializadas y 16 departamentales, generando más de 825 mil empleos directos.

Tales cifras sólo corresponden a dicha asociación, ya que en cuanto a número total de PDV existentes en el país, éste es mayor dadas las tiendas de abarrotes y otros formatos no afiliados a la ANTAD.

En cuanto a las ventas estimadas de retailers físicos este año, Deloitte y Planet Retail muestran que para el cierre de 2017, se estimo una cantidad de 490,390 millones de dólares, cifra que al concluir este año podría incrementar hasta 517,170 millones.

¿Por qué siguen en el gusto del consumidor?

A pesar de que el canal online en México ha ganado terreno, ayudando a que el comercio electrónico haya registrado un crecimiento de 28.3 por ciento de 2015 a 2016, según la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), los retailers físicos prevalecen, aunque con ciertos cambios que han hecho de ellas establecimientos más rentables, competitivos y relevantes para el consumidor.

Entre las razones por las que las tiendas físicas siguen en el gusto del cliente, destacan las siguientes:

  • Aprecio por la experiencia en PDV: de acuerdo con el Estudio de Retail 2017, elaborado por el Departamento de Investigación de este medio, un 70.7 por ciento de los consumidores aprecian la experiencia de compra que tienen al acudir a una tienda física, ya que esto les permite probar, mirar, caminar entre departamentos, estar en contacto directo con los productos, entre otras cosas, actividades que resultan atractivas por 34.5 de los clientes en México.
  • Asistencia personal: ser recibidos, orientados y atendidos por personal capacitado, hace que la visita a un PDV se vuelva una opción para el cliente, además de que contribuye también con la experiencia de compra.
  • Mitos sobre el comercio electrónico: Statista revela que, hasta el año pasado, 2 de cada 10 personas en México seguían si haber hecho una compra en línea en los últimos 12 meses, siendo la desconfianza de pagar por Internet y una mayor preferencia por ver físicamente los productos las razones principales para abstenerse de adquirir algo mediante canal online.
  • Visual merchandising: en relación a la experiencia de compra, tener PDV con buen diseño, elementos que despierten los sentidos y hagan más agradable la estancia en una tienda física, mediante un visual merchandising, han propiciado que el nivel de visita se mantenga, o en algunos casos, aumente en ciertos establecimientos. El caso de las Pop-Up Stores o tiendas insignia es muestra de ello, además de los cambios de visual merchandising realizados en minoristas tradicionales.
  • Baja demanda de “súper” a domicilio: en 2017, alrededor de un 76.4 por ciento de los clients en nuestro país afirmaron que nunca han utilizado el servicio de “súper” a domicilio, lo cual infiere una marca preferencia por visitar y comprar directamente en tienda física.
  • Generan más ventas: datos del Estudio de Comercio Electrónico 2017, elaborado por la AMVO y la Asociación Mexicana de Internet, muestran que 74 por ciento del total de ventas de retailers físicos, que cuentan con tienda online, provienen de PDV.
  • Nuevas tecnologías: algunas tiendas de fast food retail como Buffalo Wings, por ejemplo, ha decido implementar nuevas tecnologías como Realidad Virtual y con ello dar una mejor experiencia de compra.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL