Kroger

Está semana, Kroger, la cadena de supermercados estadounidense, prohibió la portación de armas en sus establecimientos de Estados Unidos donde es legal llevar un arma a la vista. De esta manera la cadena se une a los esfuerzos de Walmart, que recientemente pidió a sus clientes evitar la portación de armas en sus tiendas.

El anuncio de ambas marcas minoristas se da luego de los disturbios entiendas de Walmart en Texas, Estados Unidos. A través de un comunicado, Kroger solicitó respetuosamente a los clientes que no lleven armas de fuego a las tiendas, y reafirmó su llamado a las autoridades para evitar la portación de armas para quienes muestren riesgos de violencia.

Jessica Adelman, Kroger’s group vice president of corporate affairs, dijo que la compañía reconoce las exigencias de sus consumidores para realizar reformas a la utilización de armas de fuego. 

Forever 21

Por otro lado, la cantante, compositora y actriz estadounidense, Ariana Grande, presentó una demanda contra el retailer de moda, Forever 21, y a la compañía de belleza, Riley Rose, por aprovecharse de su fama e influencia para vender sus productos.

La demanda exigió el pago de 10 millones de dólares por el uso indebido de su nombre, imagen y música, así como el uso de  una modelo “sorprendentemente similar” en su sitio web y en una campaña de social media a principios de año. 

Los abogados de Ariana Grande consideraron que el concepto de la campaña presentada imitaba al material discográfico “Tbank u, next”.

Google – YouTube

En tanto, se dió a conocer que Google debe pagar una multa “récord” de 170 millones de dólares por las acusaciones de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) y la fiscal general de Nueva York de que obtuvo grandes beneficios en YouTube al recopilar ilegalmente información personal de niños sin el consentimiento de los padres.

El acuerdo anunciado por la Fiscalía, requiere que Google y YouTube paguen 136 millones a la FTC y 34 millones al estado de Nueva York por violar la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet (COPPA, por sus siglas en inglés).

La administración alega que YouTube recopiló información personal de “espectadores de canales dirigidos a niños” sin el consentimiento de los padres usando ‘cookies’, que rastrean el comportamiento del usuario en internet.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL