Renault también es investigada por falsear pruebas de emisiones por la Procuraduría de París, instancia que abrió una investigación judicial para determinar si el fabricante automotriz realizó un fraude en la fabricación de sus motores a diésel.

Jueces de instrucción investigarán un eventual engaño sobre las cualidades sustanciales y los controles efectuados en los motores de autos Renault, que supuestamente sobrepasan los niveles de emisiones contaminantes permitidos, y así determinar si Renault actuó o no deliberadamente para ocultar el nivel real de contaminación de sus motores.

Ya en noviembre del año pasado Renault aseguró que no había usado ningún programa para ocultar el nivel real de contaminación de sus motores a diésel, y aprovechó para informar un plan de mejora de sus motores de este tipo.

En un comunicado, Renault afirmó que respeta la legislación francesa y europea, y que los vehículos que fabrica siguen las normas al pie de la letra.

Las acciones de Renault cayeron en la Bolsa de París entre 3 por ciento y 4 por ciento al conocerse la noticia de la apertura de la investigación.

La semana pasada la empresa Fiat Chrysler también fue señalada por autoridades norteamericanas de haber manipulado los motores de 104,000 de sus vehículos diésel en Estados Unidos y así disminuir las emisiones contaminantes reales, utilizando un esquema similar al de Volkswagen.

De igual manera, también Volkswagen fue culpada por una situación similar, haciéndose acreedora a una multa de 4 mil 300 millones de dólares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL