Fiat Chrysler fue acusada por autoridades estadounidenses de haber manipulado los motores de 104,000 de sus vehículos diésel en Estados Unidos y así diminuir las emisiones contaminantes reales, utilizando un esquema similar al de Volkswagen.

El día de ayer también VW fue señalada por haber incurrido en un acto similar al haber admitido que obstruyó en las investigaciones sobre los niveles de emisión de sus motores, haciéndose acreedora a una multa de 4 mil 300 millones de dólares.

Según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA), Fiat habría instalado en sus modelos Jeep Cherokee y sus camionetas pickups Dodge Ram 500, fabricadas entre el 2014 y 2016, programas que falsean los resultados de los test anticontaminación y hacerlos pasar como vehículos amigables con el medio ambiente.

Los modelos involucrados, según reporta la misma agencia, han expulsado grandes cantidades de óxido de nitrógeno, un gas altamente contaminante que puede desarrollar múltiples afecciones respiratorias en los seres humanos.

Tanto en Estados Unidos como en Milán, las acciones de Fiat Chrysler se desplomaron tras dicha acusación.

De acuerdo con información de Autodata, Fiat tuvo un decremento de menos 14 por ciento al cierre de 2016, un porcentaje aún mayor del que se tenía previsto que era de menos 9 por ciento.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL