Comprender la función de dos conceptos muy útiles en los negocios, te puede ayudar a definir mejor las acciones de tu compañía, teniendo así, mejores comunicaciones con tu público y clientes.

El origen de la gran estrella

Sobre los orígenes de las Relaciones Públicas hay quienes hablan  que tiene pocas décadas y otros prueban su existencia desde hace cientos –y quizá miles– de años. Por ejemplo, cuando Julio César exaltaba su imagen en desfiles y fiestas cada vez que obtenía una victoria habia RRPP.

Avanzando en el tiempo, en EE.UU durante el siglo XIX surgiría el primer secretario de prensa de un presidente: Amos Kendall. Él analizaba la opinión pública, asesoraba al presidente Andrew Jackson, interpretaba sus ideas, dándoles forma en discursos y comunicados de prensa.

Además, el primer empresario que se preocupó en la idea de posicionamiento fue Henry Ford. Fue el pionero de la industria automotriz en tratar de hacer asequible para una mayor cantidad de público sus productos. Se convirtió en un héroe al aumentar el salario de sus empleados, incluso, una actividad de RRPP que tenía era opinar sobre todos los temas de actualidad, en resumen era un hombre influyente y poderoso.

Más allá de vender y anunciar

En cuanto al marketing. Es otra función un negocio que se ocupa de los clientes. Sin embargo, tiene una doble meta, que es atraer nuevos clientes al prometer un valor y conservar y aumentar a los clientes actuales mediante la entrega de satisfacción.

Un marketing sólido contribuye al éxito de cualquier organización, sea con fines o sin fines de lucro. Seguramente haz escuchado bastante sobre el marketing. Pero hay que entender que el origen del marketing fue para satisfacer las necesidades del cliente.

Si entiendes bien las necesidades de los consumidores, desarrollas productos que ofrezcan valor, les asignas precios apropiados, y los distribuyes eficazmente, esos productos se venderán muy fácil. Por lo tanto, la venta y la publicidad son sólo una parte de una gran mezcla de marketing.

La gran diferencia

De tal manera, las relaciones públicas ayudan a establecer y mantener líneas de mutua comunicación, aceptación y cooperación entre una organización y sus públicos.

Entre los esfuerzos de las relaciones públicas se encuentran: crear las informaciones, sementar medios, establecer contacto con ellos, enviarles mensajes, realizar un seguimiento de ellos y además elaborar una base de datos de periodistas.

En cambio, el marketing es un proceso mediante el cual las empresas crean valor para los clientes y establecen relaciones sólidas con ellos obteniendo a cambio el valor de los clientes.

De modo que teniendo en cuenta estas diferencias puedes utilizar eficientemente dos conceptos útiles para que tu negocio comunique el valor que le podría ofrecer a tus cliente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL