Conquistar al consumidor el punto de venta es vital para impulsar el crecimiento del negocio. Basta con reconocer que, de acuerdo con el último Shopper Engagement Study realizado por Point of Purchase Advertising International, 76 por ciento de las decisiones de compra se toman frente al anaquel.

Notas relacionadas:
Las 3 claves de una promoción efectiva en punto de venta
El shopper misionero en Punto de Venta
¿Sirven de algo las promociones?

De esta manera, aspectos como el diseño del empaque, el acomodo de los productos o la manera en la que se escriben los precios, por ejemplo, son fundamentales para influir en el consumidor y orientar su decisión a favor de nuestra oferta en el último momento.

En esta tarea las promociones juegan un papel vital puesto que permiten que el consumidor perciba una valor agregado al elegir un producto o una marca gracias a pequeños incentivos que se traducen en descuentos, mayor cantidad de producto o ejemplares gratis.

Sin embargo, ejecutar una estrategia promocional en el punto de venta no es tarea sencilla dado que es un recurso utilizado por muchas marcas, por lo que para tener mejores posibilidades de alcanzar éxito son muchos los aspectos que deben cuidarse.

Al respecto, compartimos tres puntos que tienes que cuidar al momento de diseñar una promoción dentro del punto de venta:

  1. Más allá del consumidor
    Es claro que cada promoción debe estar enfocada a satisfacer las demandas del público objetivo o el consumidor final; no obstante para que este fin pueda lograrse es necesario pensar en el resto de los jugadores involucrados en la acción. Es decir, para que una estrategia promocional tenga éxito es importante pensar en que el minorista, los vendedores y posibles colaboradores estratégicos se encuentren motivados así como coordinados para ofrecer una experiencia única que sea rentable.
  2. Sin objetivos, no hay resultados
    Aunque parece un paso lógico y que se entiende por defecto es vital definir las metas que se esperan alcanzar a través de una promoción. Por ejemplo, desde aumentar el desplazamiento del producto, introducir un nuevo producto hasta impulsar una estrategia de comunicación a través de la promoción se tiene que tener claridad en lo que se busca con cada acción, para actuar y medir en consecuencia.
  3. Complicaciones no van con el consumidor
    El comprador actual se caracteriza por se impaciente, exigente y celoso de aquella información que comparte. Es por eso que una promoción debe tener una dinámica sencilla, fácil de comprender y muy clara en cuanto al manejo de datos del target se refiere. Sobra decir que la creatividad juega un papel fundamental.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL