El Apocalipsis está cerca, después de la luna sangrienta y la profeta debilitando al Huracán Patricia, los signos son cada vez más continuos y evidentes. Solamente espero que Dios nos agarre confesados, pues esto ya nada lo para, pues al Apocalipsis que me refiero es al que viven muchas empresas y medios que giraban en torno a la comodidad, por ejemplo la industria cinematográfica y musical.

Más columnas de Arturo González:
Manual para hacer malas promociones: 5 puntos
El segmento de las tallas grandes
Tijuana, el paraíso de las pruebas pilotos
Con social gaming, bye bye influencers ;)

Si hemos hecho parte aguas como “antes de Cristo” y después de él, en nuestros días es justo que hagamos referencia a nuestra vida con un “antes de Netflix” y “después de Spotify”.

Lo vivido con el par de aplicaciones anteriores y sus similares, nos da prueba de cambios conductuales en el consumo de contenidos, antes nos chutábamos los canales y sus programas, los teníamos que ver en los horarios que ellos planteaban, pedíamos la canción por la radio, la grabábamos en un casete, luego cuando llego el CD, quemábamos discos y discos con el robo que hacíamos desde Ares o algún programa parecido, la revolución nos sacudió cuando el mp3 aterrizó en nuestras vidas.

La nueva parcela tecnológica en la que nos encontramos nos revela diferentes avances en las ciencias computacionales, pero más allá de lo anterior, nos deja ver un tremendo cambio en las conductas del consumidor.

Un ejemplo es la reciente creación de Andrés Barrios, un mexicano que ha decidido lanzar Nubleer, una aplicación en donde las revistas, periódicos y demás impresos pueden ser leídos con un pago mensual de $75.00. En voz de su creador, el 2014 ha sido una fase piloto en donde se ha consolidado la oferta que aparece disponible, pues a finales de este año, se pretende dejar optimizada la aplicación.

A la fecha más de 27 mil usuarios nos demuestran como las revistas nos mienten al decir que no hay lectores, la verdadera historia es que si los hay, pero tienen flojera de ir al puesto de revistas, les da fobia el tener que generar espacio para colocar las ediciones que se van acumulando, además de que a muchos no duele el codo el pagar por una versión digital lo mismo que por una impresa .

En resumen, sucede el mismo caso que al rentar películas, cinéfilos sobran, lo que resultó un éxito es tener el centro de videos en la palma de la mano, de igual forma, Nubleer le apuesta a que los lectores recobren el privilegio de elegir sus contenidos, sin tener que sufrir la penurias que he enunciado.

100 editoriales y 200 títulos entre revistas, cómics y periódicos, aunque lo más aterrador para algunos es la posibilidad de que en próximos meses se ingresen alrededor de 45 mil libros, lo que movería el escenario para otros sistemas que han perdurado, por ejemplo Amazon.

Después de tanta crisis era justo que salieran a la luz nuevas aportaciones, lo que estoy por inventar es una aplicación que te bloquee la tablet después de cierto tiempo de uso, mientras eso sucede, permítame ordenar lo que me gustaría leer para hoy.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL