Ser patrocinador sigue siendo una de las estrategias BTL más utilizada por grandes marcas para ganar mayor visibilidad y ser recordadas fácilmente por el target.

El patrocinio ya no se trata únicamente de poner un gran logotipo de la empresa en algún lugar de la sede de un evento deportivo, musical, cultural o de entretenimiento, o estar apareciendo constantemente durante la transmisión de un partido de futbol, una pelea de box o en el uniforme de un atleta.

Ahora, como método de recordación y branding, el patrocinio es una excelente manera de estar cerca del consumidor, darle una experiencia y hacer que la marca esté siempre en su mente.

Según información de Statista, el gasto mundial destinado a patrocinios reporta un incremento constante. En 2015, la cantidad invertida fue de 57,500 millones de dólares; para 2016 esta cifra alcanzó los 60,100 millones, y para el término de 2017 el gasto estimado podría llegar a 62,800 millones de dólares.

Por su parte, Smart Sponsorship afirma que México contribuye con 1.7 por ciento del total de gasto mundial en patrocinios, lo que representa una inversión de 12,700 millones de pesos. 

¿Qué debe hacer siempre una marca cuando es patrocinador?

Obtener una licencia para patrocinar un evento del tipo que sea, implica más que sólo aparecer en repetidas ocasiones para que la estrategia realmente tenga sentido y se convierta en una inversión.

Entre los beneficios que ofrece esta técnica BTL destacan:

  • Favorece la lealtad de consumidor.
  • Genera awareness.
  • Mejora el posicionamiento de una marca.
  • Promueve las ventas.
  • Detona la publicidad “de boca en boca”.
  • Incentiva el engagement.

Cada uno de estos beneficios que otorga ser patrocinador no serían del todo posible sin una cosa: activar al consumidor, es decir, desarrollar dinámicas que fomenten su participación, un involucramiento con la actividad y la marca, y que al final se lleve a casa una experiencia que lo haga recordar a la marca responsable.

Si hay algo que siempre debe hacer una empresa cuando patrocina es justo activar al target, colocar stands con actividades diversas y hacerles pasar un momento agradable en el cual se enaltezcan los valores de la marca, pero sobre todo una activación que realmente se apegue a los deseos y gustos del consumidor para que no se necesite mucha persuasión y decida acercarse.

Las activaciones de marca, como una de las disciplinas BTL más solicitadas por las marcas, debe reforzar la imagen, branding y el patrocinio como tal.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL