Las Shop-in-shop o Store-within-a-store básicamente son una tienda dentro de una tienda. Se trata de la existencia de un acuerdo entre una marca minorista que pone a disposición un espacio comercial pequeño para que otra marca a su vez lo pueda utilizar.

Dicho concepto tuvo su germen en una idea propuesta por el empresario multimillonario “Joseph Westbrook” de Inglaterra.

Las tiendas dentro de otras tiendas

El acuerdo entre marcas tiende a ser popular en diversas estaciones de servicio, los supermercados, plazas comerciales. En donde también tiene mucho auge es en el área editorial, pues varias librerías se asocian con cafeterías, ya que los clientes a menudo buscan un sitio para sentarse y disfrutar de su lectura mientras toman alguna infusión.

Por otro lado, es común que la tienda dentro de una tienda sea parte de un fabricante, mismo que lleva sus productos al interior de una tienda minorista.

Dicha técnica podría formar parte del merchandising en un nivel mucho muy elaborado.

Este acuerdo comercial tiene gran éxito porque el minorista o tienda de retail ofrece ubicaciones privilegiadas y así puede obtener rentas de consideración, mientras que el fabricante consigue un beneficio más atractivo que al estar expuesto en un modelo al por mayor.

Desde la vista del consumidor, él se beneficia al obtener un precio más bajo y un servicio completo, ya que no tiene que salir de los grandes almacenes para encontrar una tienda especializada en una marca o productos en específico.

La marca que es la que pone su tienda dentro de una tienda tiene la libertad de proporcionar las ventajas a su cliente porque obtiene directamente todos los beneficios, en vez de dividirlos entre él y la marca minorista, como es el modelo tradicional.

Así, esta implementación funciona mejor con las marcas que tratan con productos relativamente no sustituibles, como cosméticos, accesorios, prendas de vestir y similares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL