Con el surgimiento y el posicionamiento del mundo digital, distintos aspectos de la vida de las personas ha cambiado de manera considerable. Desde el modo en el que se comunican hasta la manera en la que realizan sus compras son algunos de los puntos clave que se han transformado con la digitalización. Esta evolución incluso toca lo que las personas consideran correcto o incorrecto realizar en el mundo digital, de donde nace precisamente el concepto de ética informática. Sobre el cual te platicamos en las siguientes líneas.

La ética informativa, de acuerdo con sitios como EcuRed, se puede comprender como la disciplina encargada de estudiar y analizar los problemas éticos relacionados con el uso de tecnología como ordenadores.

Sin embargo, esta definición no aporta mucho al lector. Para comprender la ética informática hay que pensarla como la interfaz entre la ética como disciplina filosófica y la informática, en la cual se discutirán y estudiarán cuáles son los comportamientos correctos o incorrectos en el campo tecnológico acotado, principalmente, a la información.

La ética informática surge precisamente ante la necesidad de establecer un código de comportamiento ante problemas como el robo de información, el uso inadecuado de los datos o incluso la manipulación de los usuarios.

Ante casos como el de Cambridge Analytica (la cual utilizó información de los usuarios de Facebook para generar campañas que moldearan la opinión de los usuarios en el mundo digital) o el de Cultura Colectiva (el cual tenía información de los usuarios en expuesta en un repositorio público), han generado que la discusión de la ética informática cada vez tenga más relevancia para las empresas y para los individuos.

Sin embargo, esta disciplina es relativamente joven, por lo que se está construyendo día a día y paso a paso. Tan pronto surgen los problemas se entable una discusión sobre lo que se debe hacer y cuáles son las medidas que se pueden tomar.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL