El inbound marketing, conocido también como mercadotecnia de atracción, es una técnica que permite a las marcas un seguimiento mucho más amigable, debido a que los canales de distribución son las redes sociales, blogs, boletines y demás sitios a los que el consumidor ingresa de manera frecuente y voluntaria, orientado por sus necesidades y deseos.

A diferencia del marketing tradicional, que enfoca sus acciones directamente a la venta; el inbound marketing es capaz de mantenerse al lado del consumidor durante todo el proceso de compra, que inicia desde el primer contacto con la marca, logrando la venta e incluso permaneciendo en la etapa de posventa.

Cada una de las fases que conforman esta técnica, se centran en ofrecerle al consumidor una solución concreta, cumpliendo el objetivo de posicionar a la marca en su mente y basándose en el siguiente orden:

  1. Atracción
  2. Captación
  3. Conversión
  4. Fidelización

Estas etapas enfocan sus estrategias de diferentes maneras. Las primeras se encargan de generar engagement y de reforzar la imagen positiva de la marca, dando lugar a acciones mayormente definidas, que agilicen la toma de decisiones final.

Ventajas de implementar estrategias de inbound marketing

Siendo así, una vez concluido el proceso, se logran los siguientes beneficios:

  • Mejora el posicionamiento de la marca.
  • La percepción de los productos o servicios es positiva.
  • Aumenta el tráfico en puntos de venta online y offline.
  • Aumenta el numero de contactos.
  • Se logra una base de datos con registros cualificados.
  • Aumentan las ventas.

Una vez que la empresa logra una captación de contactos o leads por medio del inbound marketing, es posible administrarlos especialmente a través de la metodología inbound sales, que logra la detección de futuras oportunidades comerciales basadas en el uso de herramientas tecnológicas como el CRM.

Te sugerimos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL