¿Qué es el éxito?

1085

Éxito para muchas personas representa el poseer cosas materiales, títulos, reconocimientos entre otro tipo de pertenencias en grandes cantidades. Para las nuevas generaciones la fama y el reconocimiento entre sus grupos también se han vuelto un punto importante para medir el éxito y hacer una comparativa.

¡Comparación!: La palabra más peligrosa en este mundo, sobre todo cuando el sistema de medición nos es coherente o claramente definido. Por ejemplo: es común que busquemos compararnos con las personas que están a nuestro lado sin saber exactamente muchos aspectos que pueden ser completamente distintos.

En mi opinión el éxito es un estado mental en el cual debemos de ejercitar día a día y no corresponde a las “cosas” que obtenemos para acaparar sino para crecer uno mismo. Es decir, el éxito corresponde a nuestras metas y objetivos en la vida.

Es muy común que, a cierre de algún ciclo, busquemos revisar lo bueno y lo malo como un sistema de medición; de nuevo, la pregunta deberá ser franca y honesta con lo que se quiere medir y cómo hacerlo. Al hacer el examen debemos de considerar las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuál fue tu primer objetivo a alcanzar?
  2. ¿Cuál es tu plan para lograrlo?
  3. ¿Eres consciente de tus limitaciones y como puedes llegar?
  4. ¿Te informaste lo suficiente para lograr tu objetivo?
  5. ¿Tomaste en cuenta los posibles errores, tropiezos y obstáculos en el camino?
  6. ¿Sabes quienes pueden ayudarte a llegar? Me refiero amigos, pareja, familia, compañeros, etc.
  7. ¿Qué tanto te motiva hacer dicha proeza?
  8. ¿Consideraste el tiempo adecuado para llegar al objetivo?
  9. ¿Estas dispuesto a equivocarte y corregir?
  10. ¿Estas listo para disfrutar cada paso del camino?

Si pasas por estas preguntas, seguramente llegaras a tus metas y serás una persona feliz y tranquila por tu camino. Muchas veces no pensamos que el ser feliz no es parte del éxito, sino del sacrificio, y nos quedamos atorados en la tristeza y frustración por no conseguir lo que otros tienen.

Hace años estaba en una sesión de investigación de mercado, y evaluábamos una marca de bajo precio. Algunas de las personas que me acompañaban estaban sorprendidas de que un mercado de segmento bajo tiene aspiraciones completamente distintas a las de los del segmento medio o alto, es decir lo atractivo no era tener un auto deportivo a la puerta o tener una gran casa donde vivir o ser el presidente de una compañía transnacional. Sus aspiraciones estaban alrededor de la familia y el reconocimiento de su círculo como el “jefe del grupo”.

Así entonces el éxito no comprende lo que se tenga en la cartera, sino lo que tenga en esta sea usado de la mejor manera para el dueño y disfrutado al máximo. En este mundo tan vertiginoso la gente busca ser director de un área o millonario potentado, sin pensar que el camino está lleno de éxitos.

Por lo cual, el éxito, entonces no es coleccionar riquezas y títulos, es tener un excelente trabajo donde sea feliz por lo que hago no por lo que gano, que la vida sea maravillosa por la gente que me rodea y como ayudo a mi circulo a hacer mejor sus vidas.

Mis metas entonces serán planeadas y generaré puntos en donde vale la pena detenerse y disfrutar lo logrado, sea poco sea mucho; antes no estaba ahí, por lo tanto, eso es un éxito.

La imagen exitosa de una empresa se basa en el cumulo de pequeños éxitos en los procesos y su gente, que hace un gran éxito y un magno ejemplo ante la sociedad.

Y tú, ¿cómo construyes tu imagen?

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL