Los retailers necesitan, ahora más que nunca, monitorear de forma constante las actividades tanto de marketing, investigación, desarrollo, innovación de sus competidores, entre otros aspectos. Todo con el objetivo de anticipar las estrategias de sus “rivales” en el sector.

Hoy en día, las compañías minoristas se encuentran defendiendo su participación en el mercado. Por tal motivo, han llevado a cabo importantes inversiones durante los últimos años para seguir ofreciendo un mejor valor a sus clientes. Por ejemplo, Comercial Mexicana invirtió 2,200 millones de pesos en 2016 para mejorar su operatividad. Mientras que Walmart desembolsó 14,300 millones de pesos el mismo año para mejorar y agregar nuevas tiendas en el país.

Sin embargo, ¿qué sucede cuándo se descuidan aspectos tan importantes como la estrategia de una empresa? Que otras compañías pueden conocer sus debilidades competitivas y, de esta manera, optimizar sus estrategias en base a la situación actual de sus competidores.

Es conocido en el mundo empresarial que información confidencial se puede obtener por medio de clientes, socios, proveedores, inversionistas o franquiciatarios; no obstante, no se puede esperar de un colaborador de la misma empresa… y sobre todo, ¡sin querer queriendo! Porque así sucedió en esta ocasión.

En una visita a un retailer mexicano nos encontramos con esto:

confidencial
(Foto: InformaBTL)
confidencial
(Foto: InformaBTL)

Se trata de un documento “confidencial” del retailer —ahí mismo se menciona— en el se señalan aspectos importantes como la distribución de las secciones del piso de venta. Posiblemente no sea de mayor importancia para el minorista, pero se hay que señalar que este tipo de información no puede circular con tanta libertad por los pasillos del punto de venta por varias cuestiones éticas.

Además, otro aspecto a señalar es que el anaquel está vacío. Más allá de las estrategias de Trade Marketing, esto da pie a que el shopper deje de comprar en el retailer de su preferencia por falta de existencias en el anaquel. Es mayor la inversión en conseguir un nuevo cliente que en mantener uno actual, es un hecho. Por tanto, más vale tener un anaquel optimizado para no afectar las ventas de la tienda y, sobre todo, su confidencialidad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL