El inicio de la era Trump

 

El comienzo de la era Trump se va visto marcada por las manifestaciones en la toma de posesión del ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Informes de la agencia de noticias Associated Press y miles reportes en redes sociales, señalan que este viernes grupos de manifestantes salieron a las calles de la capital estadunidense para expresar su descontento por la llegada de Trump a la Casa Blanca.

 

 

Desde muy temprano las movilizaciones llegaron a el Capitolio, donde policías con equipo antimotines ayudaban a los tenedores de boletos ingresar al lugar de la ceremonia. Sin embargo, las denuncias se hacían llegar a través de los carteles que decían: “No es mi presidente”, “Enfurécete contra la muerte de nuestros derechos”, “Somos manifestantes pacíficos”, entre otras consignas.

 

Conforme se acercaba el mediodía, ya habían ocurrido actos de vandalismo, ventanas reventadas y gas pimienta lanzado por la policía a los distintos grupos de manifestantes. Además, en diferentes puntos de acceso a la ceremonia de inauguración, los manifestantes se unieron de brazos para intentar bloquear el paso.

Comunidad latina presente en manifestaciones

También se sumaron manifestantes de grupos judíos, musulmanes, afroestadunidenses y latinos, exigiendo que paren las deportaciones ya que, en campaña, Trump anticipó que deportaría a los 11 millones de inmigrantes sin autorización y anularía el alivio migratorio.

Hasta ahora las manifestaciones han dejado de ser algo simbólico, pues cerca de 30 grupos obtuvieron permisos para protestas, y se estima que se congregarán más de 300 mil personas durante este viernes y el sábado, mucho más de lo que se ha visto en otros actos de toma de posesión presidencial de Estados Unidos.

Además, es probable que la mayor protesta sea la Marcha de las Mujeres el sábado en Washington, donde se espera que asistan más de 200 mil personas.

Por otra parte, el Servicio Secreto, la policía de Washington y otros cuerpos de seguridad planean desplegar unos 28 mil oficiales para asegurar un área de casi ocho kilómetros en el centro de Washington.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL