Las necesidades que llevan a una persona a adquirir un bien o servicio pueden ser variadas, desde las básicas o fisiológicas como beber o comer, hasta aquellas que persiguen una autorrealización; en ambos casos, el consumidor siempre buscará la manera de satisfacerlas, por lo que acudir a un punto de venta o tienda online se vuelve una actividad constante.

Durante este proceso, el cliente toma en cuenta diversos factores que habrán de guiar su decisión de compra, la cual puede estar guiada por marca, calidad, elementos gráficos como el empaque y promociones, y es justo este último elemento el que, en muchas ocasiones, logra persuadir a un shopper, a tal grado que consigue modificar tal decisión y con ello beneficiar a determinado fabricante.

El Estudio Anual sobre Preferencias en Promociones, elaborado en 2018 por el Departamento de Investigación de InformaBTL, reveló que 89.7 por ciento de los consumidores en México consideraron que una promoción sí ofrecía un ahorro, lo cual hace de esta estrategia promocional una forma efectiva de ganar su preferencia, gracias al impacto positivo que genera en su bolsillo.

Su efectividad es tal que, lejos de disminuir la inversión en esta acción de marketing, aumenta. El año pasado, del total del capital invertido en BTL en el país, 4,247 millones de pesos fueron los destinados a dicha estrategia.

Más que un estímulo comercial 

A pesar de que la personalización de productos y uso de mejores procesos en la fabricación de bienes son elementos ya considerados por los clientes, al momento de adquirir un artículo en tiendas físicas o digitales, las promociones no dejan de tener un peso considerable cuando se está frente a un anaquel o sitio web.

Si deseas continuar con la lectura de este y otros artículos de la revista, te invitamos a que te suscribas, dando clic aquí.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL