El marketing sensorial se refiere a una serie de estrategias de venta enfocadas a estimular los cinco sentidos del ser humano para despertar emociones que generen experiencias y detonen el proceso de compra.

Para las marcas que utilizan el Marketing sensorial como estandarte, el tacto, oído, gusto, vista y olfato son de suma importancia, pues no ven a los clientes como compradores, sino como personas sensibles y emocionales, que gustan de acercarse al punto de venta para, a través de los sentidos, generar una empatía con el producto y en general con la marca.

En entrevista para InformaBTL, Armando Bonilla Ruiz, director de Mercadotecnia y de Exportaciones de Grisi, destacó que las estrategias de Marketing sensorial son vitales cuando se trata del lanzamiento de un producto, y más cuando se está hablando de un artículo de perfumería.

“Nuestra filosofía es que si no lo conoces no puedes determinar si te gusta y esto detona la compra, te da ánimo, te da energía. Sin esa percepción sensorial, no detonas la compra del producto”.

El directivo detalló que los rituales y el aromaterapia, por ejemplo, son acciones que la marca a la que representa realiza en punto de venta y durante el lanzamiento para ofrecer a sus consumidores potenciales una experiencia olfativa que haga que éstos además de conocer el producto lo prueben de una manera diferente.

“Las estrategias de marketing sensorial deben aprovecharse al máximo porque ahora pasamos mucho tiempo en la calle, y ya no se conoce el producto solo a través de la televisión. Ahora es muy importante llegar a la mente de las personas, por medio de los sentidos, porque la idea es que no pase desapercibido el producto y sea uno más de los que se encuentran en los comercios”.

Al respecto, Pablo Mercado, fundador y director de Sensori-K, señaló que el marketing sensorial debe influir en el estado de ánimo y jugar con las emociones del target de la marca, mediante el desarrollo de acciones sutiles donde la gente involucre sus sentidos. Sin embargo, reconoció que no existe una clave para el diseño de estas estrategias.

“A mayor número de sentidos utilizados para llegar al cliente, mayor es la conexión emocional. Está demostrado que los clientes compramos movidos por las emociones, no compramos productos, compramos experiencias”, explicó.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL