La actitud de un barista de Starbucks ante un policía en Estados Unidos le costó su empleo. Se trata del oficial Johnny O’Mara, quien acudió a la sucursal de la cafetería en Glenpool, ubicada en el condado de Oklahoma. 

Sin embargo, más allá de solo recibir su bebida y salir, se percató que la etiqueta de su vaso tenía un ofensa, ya que el barista escribió en el vaso la palabra “cerdo”, específicamente la palabra “Pig” (cerdo) en lugar de su nombre. 

El oficial de policía llamó a la sucursal para reclamar por la ofensa que ocasionó el barista, sin embargo, el gerente del establecimiento solo le ofreció reimprimir la etiqueta de su café. 

El jefe del departamento de policía compartió una fotografía de la bebida que rápidamente se viralizó en redes sociales. A la vez, usuarios reprobaron la actitud del barista, ya que reconocieron la labor del policía que dedicó el Día de Acción de Gracias a patrullar, en lugar de pasarlo con su familia. 

Esta acción ocasionó que Starbucks comenzará una investigación que concluyó con el despido del barista. Además, con el propósito de mejorar la experiencia de sus clientes, en este caso de los policías, Starbucks señaló que buscará conjuntamente oportunidades educativas para los baristas, y promover de esta manera un mejor servicio basado en la comprensión y el respecto de los clientes.

Sin embargo, no todas las situaciones de violencia son por parte de los empleados. También se han registrado casos de empleados que sufren de ataques físicos de comensales. En Chicago, Estados Unidos, el pasado mes de noviembre un grupo de empleados de McDonald’s presentaron una demanda debido a que recibieron ataques físicos de comensales. “En todo el país, los trabajadores de McDonald’s son amenazados regularmente, agredidos y heridos por comensales”, dijo Danny Rosenthal, abogado de los trabajadores.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL