En las últimas semanas Estados Unidos ha provocado una disputa con sus principales socios comerciales. El último golpe lo dio la Unión Europea al imponer aranceles a mercancías estadounidenses por 3,400 millones de dólares a productos como whiskey, motocicletas, cacahuates y arándanos, en respuesta a los aranceles que el gobierno de Estados Unidos estableció a importaciones de acero y aluminio.

Por esa razón, Harley-Davidson Motor Company, el fabricante emblemático de motocicletas estadounidense, informó que tiene previsto trasladar parte de su producción fuera de Estados Unidos en respuesta a los aranceles de represalia de la Unión Europea.

De acuerdo con el informe presentado a las autoridades reguladoras, cada unidad costará aproximadamente 2,200 dólares más después de que la Unión Europea elevase las tarifas a las motocicletas importadas de Estados Unidos al 31 por ciento desde el 6 por ciento el 22 de junio.

En suma, se estima que esto incrementará el precio de las unidades, aspectos que afectará a sus consumidores. Por ello, es posible que la producción se trasladará a las plantas situadas en Australia, Brasil, India y Tailandia.

Harley-Davidson en su reporte “Harley-Davidson 2017 Annual Report on Form 10-K”, muestra un desglose de los ingresos por motocicleta en 2017, por región. Según el reporte, alrededor del 16 por ciento de los ingresos de motocicletas de la marca provienen de Europa y Medio Oriente. Sin embargo, gran parte de los ingresos de la compañía provienen de Estados Unidos (65.42 por ciento).

Cabe señalar que Harley-Davidson opera en dos principales áreas de negocios: el sector de accesorios para motocicletas y el sector de servicios financieros.

Por otro lado, la Unión Europea ha señalado que, la introducción de los aranceles de Estados Unidos sobre los automóviles y las piezas de automóviles de la Unión Europea podría derivar en afectaciones por 300 mil millones de dólares en comercio y dañar a casi la totalidad de los 28 estados miembros del bloque.

De manera que, los aranceles del 25 por ciento podrían reducir las importaciones estadounidenses de automóviles y piezas de automóviles en casi la mitad, según reportes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL