A pesar de que las compras online han registrado un importante crecimiento en los últimos meses en México, los puntos de venta continúan en el gusto del público, esto derivado del buen diseño y visual merchandising que prevalece, atención por parte del staff, la posibilidad de estar en contacto directo con los productos, entre otras razones.

No obstante, la tendencia a acudir a una tienda física actualmente no se basa solo en poder mirar cierta colección, sino que ahora el cliente demanda una experiencia de compra distinta y grata, es decir, que cuando esté dentro de una plaza comercial o en una sucursal pueda pasar un momento agradable.

Para ello, la innovación y apuesta por formatos de retail que no suelen ser tan vistos es una buena manera de acercar al target, de llamar su atención y darles motivos suficientes para que entren, vean, compren y generen una relación emocional a largo plazo.

Tiempo finito, elemento distintivo

Como parte de la gama de puntos de venta existentes, las conocidas como Pop-Up Stores son un formato que, además de contar con dimensiones menores a una tienda propia normal, están abiertas al público por tiempo limitado, lo cual las hace altamente atractivas para los clientes porque al tratarse de espacios que tienen vigencia, despierta en ellos una necesidad de acudir y comprar con urgencia, antes de que cierre sus puertas.

Arturo Granados, Head of Marketing de Java House compartió en entrevista con este medio que, para darle una mayor promoción a su marca y producto, la elección de una Pop-Up Store les dio la oportunidad de poner su bebida fría al alcance de todos los asistentes en un mismo espacio, sin dejar de mencionar la experiencia de marca que pudieron darle a cada uno de ellos.

Para continuar con la lectura completa de este y otros artículos de la revista del mes, te invitamos a suscribirte a la edición de este mes. Para ello solo debes dar clic aquí.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL