La ciudad medio

 Por: Paco Santamarí­a
Correo:[email protected]
Twitter: @pacosantamaria
 

Siempre me hablaron de Nueva York. De hecho, todo el mundo habla de esta ciudad, que es protagonista de muchas series, programas de televisión, películas de Woody Allen y documentales sobre el 9-11. Nunca la había conocido hasta hace una semana. Tanía justo un poco más de 24 horas para conocerla. Para ver lo más representativo y vivencial posible. Antes de salir, mucha gente me recomendó consejos importantes para vivirla. Finalmente llegó la hora de enfrentarnos Nueva York y yo.

Más de Paco Santamaría:
Los caminos existen porque existen restaurantes
James Holmes: El cosplay asesino. Las tribus urbanas no son tan laxas como parecen

Interjet me invitó en su vuelo inaugural para vivir la experiencia y que fuera mi primera vez en la ciudad –Boleto USD 450-. La llegada fue atropellada. Este tipo de ciudades que son masivas y dinámicas, normalmente te reciben con cierto nivel de hostilidad. A las 12 de la noche como pasajero en el aeropuerto JFK era presa codiciada del gremio de taxistas pakistanís que te devoran como fieras que llegan el matadero. Hay que ponerse listo porque trasportarte del aeropuerto a tu hotel puede costarte una fortuna.

Mi experiencia como turista y viajero la puedo resumir en pocas líneas: Cuidad poderosa, jamás indiferente, decadente, clásica e inevitable. Lo que les quiero decir aquí, es algo que, independientemente de mi visita como turista amateur me sorprendió. NYC es una ciudad que a utilizado muy bien a los medios para construirse una imagen conocida.

Cuando llegas, aunque nunca has estado ahí, todo te parece familiar. Y es una reacción lógica, porque inconscientemente tu cerebro ha sido bombardeado por tantos mensajes e imágenes referentes que para el que llega y ha estado expuesto a los medios, Nueva York parece un lugar común. Una ciudad en donde todo está milimétricamente calculado para enviar mensajes con comunicación de marcas y de organizaciones. Todos los espacios están bien aprovechados. Mucha tecnología LED a la máxima potencia. Todos los mensajes muy bien calculados para que tu mirada, vaya a donde vaya, siempre descanse en un mensaje.

Aplausos. En cuanto, ¿si viviría en Nueva York? No lo sé. Le dicen la ciudad de los cuatro años, porque no aguantas más tiempo por el estrés y la competencia. Tampoco sé si me gustaría vivir tiempo completo en una ciudad que al mismo tiempo es una película o una serie. Para mí, una ciudad debe de ir más allá, una ciudad es ideal por su sentido de hospitalidad, pertenencia y generosidad. Si quieren ir a recibir una trasfusión de intensidad, es la ciudad perfecta. Y es un clásico referente como ciudad modelo de la comunicación occidental, si buscan eso, les recomiendo vivirla intensamente. Si lo que buscan es veracidad y autenticidad, NYC, no lo es. Grabé para ustedes una video memoria con mis aventuras y desventuras en esas horas, vale la pena verla.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorCoca Cola reparte felicidad con realidad aumentada
Artículo siguienteSiguiendo las Tendencias
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.