El deporte es una de las industrias que más dinero genera a nivel mundial, constantemente podemos conocer las cifras millonarias que obtienen los clubes o los grandes eventos deportivos por concepto de derechos de transmisión, patrocinios, traspasos de jugadores, venta de entradas y de merchandising.

Más columnas de Hussein Forzán:
Innovación, ADN eterno
Cómo tener éxito en las ventas online
El precio; una gran incógnita
Posicionamiento = Oro molido

Detrás de todo esto encontramos al marketing deportivo como el vehículo para generar más y mejores ingresos o resultados gestionando la pasión que sólo el deporte es capaz de provocar en las personas.

Al ser, el marketing deportivo, una especialidad relativamente joven hace que todavía haya mucho por explorar e innovar y podemos considerarlo aún como un mercado virgen ya que son muchas las oportunidades de negocio que ofrece el deporte y pocas las personas que se dedican profesionalmente a ello.

En México todavía hay mucho por hacer en lo que a mercadotecnia deportiva se refiere, el deporte nacional esta muy rezagado respecto a lo que podemos ver en otros países donde se le da verdadera importancia a la satisfacción tanto de los patrocinadores como del aficionado, además, las marcas comerciales buscan formas atractivas de comunicar y activar sus patrocinios mientras que aquí estamos estancados en el desfile de edecanes, lanzar promocionales a la tribuna y poner a unos cuantos afortunados a jugar en el medio tiempo.

En el caso de los equipos del futbol mexicano, son pocos los que se ocupan por fortalecer su marca, por darle un valor agregado al espectáculo que ofrecen y por crear y aumentar la identidad del aficionado y de sus patrocinadores. Es por ello que cada vez vemos más lugares vacíos en los estadios y equipos que cambian de patrocinadores cada seis meses.

Todavía los clubes dejan que la experiencia del aficionado dependa únicamente del resultado que obtenga el equipo o de la calidad del espectáculo ofrecido en la cancha, pero como es algo en lo que influyen muchos factores que no podemos controlar, no debemos depender de ello para obtener buenos resultados a nivel comercial.

Desde la perspectiva de una marca, hacer marketing deportivo no es sólo pagar para que aparezca nuestro logotipo en la playera de un equipo o darle ropa a un atleta para que únicamente la use, todo patrocinio debe de tener un objetivo y una estrategia y si ya lo pagamos ahora hay que saber aprovecharlo.

Es por ello que el marketing deportivo representa un mercado muy atractivo para los nuevos profesionales, los emprendedores y para las agencias especializadas. Hay mucho trabajo por hacer en el deporte profesional y aficionado, desde el futbol hasta la práctica menos popular, el deporte mexicano esta ávido de profesionales que sean conscientes de lo que representa el marketing y los grandes beneficios que se obtienen al gestionarlo adecuadamente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL