Para un usuario que tiene dudas sobre un tema en particular o desea conocer más sobre cierto tópico, buscar en Internet se ha vuelto una actividad cotidiana, algo que lo habrá de llevar a sirios web que intentan resolver sus cuestiones. Este tipo de acción se conoce como tráfico orgánico, pues mediante búsquedas naturales o por necesidad y voluntad, es como una persona llega a determinadas páginas web.

De acuerdo con la agencia Rockcontent, un 88 por ciento de las búsquedas que se registran en un buscador como Google nunca aterrizan en la segunda página de resultados, pues la atención recae en la primera y en las opciones que aparecen en los primeros lugares.

Te sugerimos: Marketing de contenidos: ¿cómo aumentar el tráfico orgánico? (primera parte).

Esta situación puede beneficiar o perjudicar a las marcas, pues de tener una buena estrategia, se puede tener un buen posicionamiento y así ganar el clic del usuario, o bien pasar inadvertido, haciendo que el contenido realizado no sea consultado.

¿Cómo impulsar el tráfico orgánico?

Una de las piezas clave para conseguir el tan ansiado tráfico orgánico e incrementar las visitas hacia una página web, es a través de la correcta selección de la palabra clave, misma que se define considerando la manera en cómo busca una persona cierta información en Internet.

Aunado a esto, cada marca deben definir el tema del que desea hablar y así saber qué tipo de información y datos debe tener.

Posterior a esto habrá que determinar el tipo de herramienta que usará para analizar qué tanto se busca el tema, qué palabras rigen dicha búsqueda y mirar cómo lo hace la competencia.

En este punto es vital conocer el volumen de búsqueda mensual de este tópico, los resultados que derivan, que palabras están vinculadas, así como sus variaciones que, al final, remiten a casi los mismos resultados de páginas.

Al contar con esta información se deberá sacar el mayor provecho de la palabra, de tal manera que el contenido creado vaya dirigido al prospecto y cliente final, además de que esto facilita la creación de una pieza de contenido que realmente atienda la necesidad de su público.

Un punto clave es definir el buyer person, cosa que en muchas ocasiones no se lleva a cabo. Datos de genwords señalan que en América Latina el 48.7 por ciento de las empresas no tiene especificado su buyer person, pues solo un 19.6 por ciento sí lo ha definido.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL