Si entre el público todavía se encontraba algún escéptico acerca del Retail Apocalypse, he aquí una prueba que confirma aún más la gris situación del sector retail en Estados Unidos.

La semana anterior, la marca fabricante de jeans, True Religion, anunció que atraviesa actualmente una fuerte crisis financiera, por lo que el retailer solicitó la protección judicial de sus acreedores ante un tribunal federal en Delaware.

De acuerdo a varios reportes, la compañía solicitó la protección de los acreedores bajo el Capítulo 11 de “La ley de quiebras de Estados Unidos” en una corte de Delaware.

Además, se ha confirmado que True Religion pagará a los acreedores comerciales que son cruciales para el negocio, por tanto, la compañía seguirá funcionando con normalidad. Sin embargo, este plan tardará alrededor de 3 meses para llevarse a cabo. True Religion, cuenta con 140 tiendas en 33 estados de Estados Unidos.

La situación de True Religion no es distintas a la de otros retailers. Que debido a nuevos modos de consumo, principalmente, a través de tiendas en línea, marcas importantes de grandes —grandes, en términos de ventas y números de establecimientos— retailers se han visto obligados a cerrar a causa de que literalmente no hay personas en las tiendas físicas. Debido a que, principalmente, en Estados Unidos se están optando por nuevas o mejores maneras de realizar compras, y el comercio electrónico ha tomado ventaja de esta realidad.

Tan solo en junio, se comunicó que Ann Taylor, Dress Barn Loft, Lane Bryant, Justice, entre otras marcas cerrarían tiendas.

Mientras tanto en México

Por otro lado, a pesar de que a los consumidores mexicanos aún prefieren realizar compras en tiendas físicas, según un reciente estudio de Tiendeo. La violencia en el país está limitando ese potencial.

Por ejemplo, en Apatzingán, Michoacán, la cadena de tiendas de conveniencia Oxxo comunicó que cerrará algunos establecimientos en Apatzingán debido a la serie de ataques que han sufrido, además de la falta de seguridad para seguir laborando.

Este hecho, sin duda, perjudicará a familias que laboraban y que dependían económicamente de este retailer.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL