En marketing BTL es sabido que la elección de los embajadores que representarán a determinada marca depende de la esencia y de la comunicación que proyecta el influencer. La imagen de esta persona debe ir encaminada con los valores de la marca y con el objetivo de la campaña.

De ahí que Thalía haya sido la mejor opción para representar a epura y decir “Ama tu cuerpo” o que Yuri te invite a probar en familia el nuevo Nescafé.

Sin embargo, a pesar de que la selección de influencers se hace por congruencia, hemos llegado a ver casos donde le falló la selección a la marca, por ejemplo cuando Ciel eligió al Piojo para ser el portavoz de su mensaje o cuando Heinz eligió a un grupo de texanos para su nuevo video promocional.

El detalle es que esta aparente falla en la congruencia le salió muy bien a la marca, pues los aparentes influencer eran Pitmasters: Robert Sierra de Texas, Mike y Joe Pearce de Kansas City, Sam Jones de Carolina del Norte y Dan Brown de Memphis.

Estos caballeros debían hablar cosas buenas de las salsas de la marca, pero al no ser influencers como tal, se aprecia en el video cómo se la pasan cometiendo error tras error, como olvidar sus líneas, atravesarse y comer del platillo.

Y aunque en realidad esto pareciera un desatino, el objetivo de la marca en realidad fue demostrar que los Pitmasters no son gran portavoces, pero sí grandes creadores de salsa barbecue.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL