De acuerdo con Statista el tipo de cáncer más letal es el de pulmón, le siguen el de hígado y el de estómago, aunque a nivel de marketing quizá el que tenga mayor visibilidad por las campañas que se lanzan a escala mundial sea el de mama, que de acuerdo a dicha fuente equipa el quinto lugar de mortalidad.

En este contexto desalentador, las marcas y las organizaciones civiles se unen en el mundo para enfrentar el cáncer que se presenta en cientos de millones de personas a escala global. Un ejemplo de ello es una campaña llamada Hair Raising Message de la fundación sueca que combate el cáncer en niños diseñada para recaudar fondos ha sorprendido a todos los viajeros de una estación del metro en el país europeo en el que se encuentra una valla publicitaria que parece ser de lo más normal hasta que aparece el tren y el viento hace que la larga cabellera de la mujer en el anuncio se mueva abruptamente, los viajeros no dudan en voltear ante tal anuncio que, con creatividad, capta la atención de cualquiera.

Lo que hace totalmente diferente a esta campaña BTL es el objetivo final, ya que al final de la animación de la valla la modelo pierde totalmente su cabello, se trata de Linn, una joven de catorce años enferma de cáncer que no tiene cabello debido al tratamiento de quimioterapia.

Una vez que se ha logrado impactar al público con este efecto, se procede a pedir donativos para la institución a través de mensajes de texto enviados desde su teléfono móvil.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL