Debo de reconocer que he sido muy injusto con YouTube, ¿Es una red social, un nuevo medio, un generador de contenidos o un documental viviente? Esto estamos por averiguarlo.

Más artículos de Paco Santamaría:
Comportamiento del consumidor: el momento de la verdad
Casarse es un gran negocio, pero para ellos

YouTube inició como un portal web para compartir videos en febrero del lejano pero cercano 2005. Empleados aburridos de PayPal como Chad Hurley se dieron cuenta que no existía una plataforma para compartir video. De ahí en adelante todo fue muy rápido: registraron el dominio el 15 de febrero del 2005 y pagaron 23 dólares, luego lo vendieron a Google por más de 1600 millones de dólares en 2006, cuando ya tenía unas 200 millones de visualizaciones diarias.

Una carrera tan rápida y sólida que apenas alcanzamos a darnos cuenta porque ya todos somos hijos del Youtube, es un lugar común para ver algún video o subir los propios de forma muy fácil. YouTube es el gran medio BTL que genera contenidos del mundo y por el mundo mismo. Todos somos directores y productores de este medio democrático.

Cada vez que puedo hacerlo y me queda algo de tiempo navego por YouTube y es como echarle un vistazo a lo que está pasando en la humanidad, juego a poner palabras o frases aleatorias para ver los resultados y es como una historia viviente que me cuenta cosas, algo así como la vidente en la película de Inteligencia Artificial dirigida por Steven Spielberg en 2001.

Ahora esta red social o plataforma web que es fundadora de la interactividad social, es a la vez un reflejo de nuestro origen y una vidente para nuestro futuro cercano. Es tan fácil y accesible que ya forma parte de nuestro ADN. Existen muchos hijos de YouTube, como Justin Bieber, La Tigresa de Oriente, Edgar o Susan Boyle; y nosotros mismos somos todos los días hijos de YouTube.

A veces imagino: qué tendrá Youtube en 10 años –ya lleva online ocho años- , ¿Qué contenido generará? ¿De qué hablará Youtube? No lo sé, lo que sí creo es que una herramienta de BTL que deberíamos de usar más a menudo y apoyarnos en ella, es más sencilla de ejecutar y de impregnar de viralización. Quizá una plataforma menos consentida por los medios, menos pretenciosa, pero más eficiente en comunicación y generación de contenidos. Quizá es como una nueva versión de la Biblia o el Corán, ¿Y ustedes que le ven a Youtube? Les comparto un contenido más de Youtube.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorPostales esconden mensaje oculto detrás de un raspón
Artículo siguienteBatman y Hello Kitty en tarjetas bancarias
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.