Debo de reconocer que no conocía el mercado de la organización de bodas. Un mercado que ya no puedo llamar emergente porque no lo es, es un gran mercado, con una gran demanda y una gran oferta de servicios y proveedores.

Más artículos de Paco Santamaría:
Los presupuestos y el BTL
Los prostitutos del oficio

Hay datos que señalan que en el DF y los suburbios de la Ciudad de México se celebran más de 70 mil bodas o renovaciones de votos –ceremonias de gente ya casada que festeja su aniversario de compromiso-. Hagamos un poco de números. En cada boda, en promedio las familias organizan un evento para entre 100 y 400 invitados y cada invitado en promedio le cuesta a los organizadores entre 1000 y 1500 pesos –incluyendo renta del lugar, banquete y ceremonia religiosa-. El resultado es un mercado que gasta cerca de cinco millones de dólares cada año, ¿Interesante no? Y más que interesante es un mercado jugoso que está ahí, esperando para que luchemos por los presupuestos que son fruto del ahorro, crédito o préstamos de cada familia.

Me caso. Así le dije a mi amigo Carlos. Inmediatamente después de lo que dije me sorprendió su respuesta: “Pues lo siento amigo porque con lo que vas a gastar ya no podrás comprarte tu moto nueva, la Ducati esa que tanto quieres” Y es totalmente cierto. Casarse es un gran negocio, involucra a muchos proveedores de cosas que nadie imagina: banquete, venues, fotógrafos, música en vivo, DJ’s , medios y hasta mesas de dulces y postres, entre otras cosas.

Ya les dibujé un poco el contexto del mercado millonario de las bodas, pero también me impresiona el motivador de compra para cada evento o celebración, ¿Por qué cada familia invierte tanto dinero –desde 150 mil hasta 2 millones de pesos por boda- para tan sólo 10 horas de fiesta? Existen muchas respuestas. Es una celebración que las familias tradicionales en México la toman muy en serio, veo como una mezcla entre una celebración social, aspiracional, de marca personal, de realeza y la representación de un posicionamiento de estrato económico social. Son valores muy importantes para posicionarse como familia, quizá por eso se invierte tanto dinero en tan pocas horas. Están en juego muchos intereses muy importantes y claves para cada familia o protagonista de la celebración.

Al final, no importan los motivos por los que se case la gente. El principio es más simple de lo que parece en todo este mar de proveedores y servicios. Es el inicio de una familia y cuando dos personas deciden convivir en pareja. Afortunadamente y en mi caso hoy tengo a una gran consultora que cuida el presupuesto para esta celebración y una gran mujer que es mi pareja. Grabé un video que documenta un poco mis andares por este nuevo mercado y mi vivencia como cliente cautivo. Espero que lo vean y lo disfruten.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorGoogle Glass, ¿un peligro para los smartphones?
Artículo siguienteAmbient Marketing paranormal
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.