La religión ha sido parte fundamental de la vida del ser humano, pues en muchas ocasiones acude a ésta para sobrellevar ciertas situaciones, tales como la desesperanza, el dolor de alguna pérdida o simplemente para satisfacer su necesidad creer en un ser superior, sin embargo muchos de sus conceptos pueden ser aplicados a la relación marca-consumidor.

Notas Relacionadas:
Feedback: el “matrimonio” de las marcas con los clientes
Branding: mostrando al cliente la historia detrás de la marca
IKEA consiente a sus clientes con desayuno a la cama

De acuerdo con Daniel Marote, CEO de Hydra Social Media, la Biblia aporta muchos conocimientos que una marca puede aplicar a su relación con los clientes o consumidores y así mejorarla.

“Cualquier gerente, emprendedor o fundador de una empresa sabe la importancia que tiene el tener una cultura empresarial bien definida para conseguir que la organización camine hacia el éxito”, señala Marote, quien traslada los 10 mandamientos al mundo de las marcas.

A continuación te dejamos cómo una empresa puede aplicar las 10 reglas establecidas por Dios y que fueron dictadas hace más de mil años atrás:

1.- Amarás a Dios sobre todas las cosas
* Amarás a tus clientes sobre todas las cosas

2.- No pronunciarás el nombre de Dios en vano
Respeta y honra a tu competencia

3.- Santificarás las fiestas
* No hagas “spam” a tus consumidores

4.- Honrarás a tu padre y tu madre
* Le darás visibilidad a los profesionales de tu empresa para humanizar tu marca

5.- No matarás
* No ignorarás jamás la opinión de tus consumidores

6.- No cometerás actos impuros
* Sé lo más honesto y transparente que puedas con tus clientes, consumidores y seguidores

7.- No robarás
* Dale al consumidor una relación WIN to WIN

8.- No mentirás
* Nunca digas mentiras, pues tarde o temprano se sabrá la verdad

9.- No consentirás deseos impuros
Debes cuidar desde adentro a tu empresa

10.- No codiciarás bienes ajenos
* No plagies contenidos de publicidad, debes ser original.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL